Page 55

E21_155

eficiencia energética Por ejemplo, el coste inicial de un compresor de 100 kW con tratamiento de aire puede costar hasta 100.000 euros, instalación incluida. Tras esta inversión inicial, las instalaciones pueden calcular un gasto de entre el 10 y el 30% de los costes eléctricos totales para generar aire comprimido, y hasta un 10% del coste inicial del sistema en el mantenimiento anual1. Los sistemas de aire comprimido también son de sobra conocidos por sus ineficiencias y fugas que, por término medio, desperdician entre el 30 y el 50% del aire comprimido. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la idea del “coste total de propiedad” se ve sobrepasada por el coste inicial sobre el papel de la inversión en el equipo y en la instalación. De acuerdo con el Compressed Air Industry Sourcebook (Libro de consulta de la industria del aire comprimido), “muchas instalaciones no saben cuánto les cuestan sus sistemas de aire comprimido anualmente ni cuánto dinero podrían ahorrar si mejoraran el rendimiento de dichos sistemas”. De hecho, una inmensa mayoría de los usuarios de aire comprimido valoran contar con un suministro de aire fiable y constante por encima de la eficiencia y los ahorros energéticos2. Como las necesidades prioritarias incluyen que la fiabilidad y el tiempo de funcionamiento sean inmediatos, con frecuencia los responsables de las plantas tienen en cuenta el coste de los 1 Improving Compressed Air System Performance: a Sourcebook for Industry: Section 12, “Compressed Air System Economics and Selling Projects to Management,” p. 69. 2 Improving Compressed Air System Performance: a Sourcebook for Industry; Appendix D. Encargado por el Departamento de Energía de EE. UU. (DOE, por sus siglas en inglés) con el asesoramiento técnico del grupo Compressed Air Challenge (CAC, o el desafío del aire comprimido). equipos nuevos o de sustitución en lugar de la eficiencia total y continua del sistema, olvidándose de los posibles ahorros a corto y largo plazo. No es posible determinar con exactitud lo que se puede ahorrar si no consideramos el sistema en su totalidad, componente por componente, y cómo los distintos elementos interaccionan entre sí. Esto incluye tanto los componentes implicados en el suministro, como son los controles de los compresores, el equipo de tratamiento de aire, los secadores y los filtros, como el equipo implicado en la demanda, que incluye los sistemas de recuperación de calor y de los puntos de uso. Un enfoque global sobre sus sistemas consiste en saber cómo interaccionan entre sí los componentes del sistema de aire para producir aire y qué sucede exactamente durante dicho proceso para configurar, calibrar y mantener un rendimiento óptimo. Los avances en la tecnología de los compresores están provocando que una experiencia completa en los sistemas no solo sea deseable, sino que cada vez resulte más fundamental, dado que muchas empresas recurren a su proveedor de equipos para obtener sus conocimientos especializados y su experiencia en los componentes. Además, en la actualidad se encuentran disponibles análisis avanzados que ayudan a determinar cuáles son las configuraciones adecuadas de los equipos del sistema para lograr un rendimiento optimizado. Conozca las opciones de las que dispone Colaborar con un proveedor de compresores que comprenda los aspectos implicados en la demanda y en el suministro de su sistema de aire comprimido le puede ayudar a identificar sus necesidades y a mantener un suministro de aire fiable, a la vez que reduce sus costes generales de energía y mantenimiento. También querrá proteger su inversión. Piense en cómo un acuerdo completo, que le permita contar con expertos experimentados en aire comprimido, puede ayudarle a gestionar su sistema de demanda y suministro de aire y los equipos relacionados, con el objetivo de reducir los costes operativos. Debido al gran número de ineficiencias conocidas, la evidente falta de controles y los muchos problemas que se pueden producir en las infraestructuras de distribución y almacenamiento de aire comprimido, las empresas que toman el control mediante un enfoque global sobre sus sistemas no solo reducen el coste total de propiedad, sino que también aumentan de manera notable su rendimiento operativo. Cuando los proveedores de los equipos y los usuarios finales colaboran con el objetivo común de maximizar el coste total de propiedad, es posible convertir los riesgos de un sistema poco eficiente en una ventaja para el rendimiento. La implementación de programas totales para los sistemas ayuda a las empresas a mejorar la eficiencia energética y el rendimiento de los sistemas de aire comprimido  La implementación de programas totales para los sistemas ayuda a las empresas a mejorar la eficiencia energética y el rendimiento de los sistemas de aire comprimido 55 energética xxi · Nº 155 · ENE|FEB16


E21_155
To see the actual publication please follow the link above