_GoBack

E21_155

MÉXICO ESPECIAL formaron una empresa conjunta para generar 1 gigavatio en parques eólicos en India y México hacia 2018, mientras que Gamesa posee una asociación con la estatal  mexicana CFE para construir parques. Todo este dinero ya produjo un hito. México comenzó a exportar energía eólica a Estados Unidos por primera vez en 2015. El parque de US$300 millones Energía Sierra Juárez, en Tecate, Baja California, entró en operaciones en junio tras ser desarrollado por IEnova e InterGen. La planta de 155 MW vende electricidad a la distribuidora San Diego & Electric bajo un contrato de provisión a 20 años. La CFE, mientras tanto, otorgó un contrato de US$1.079 millones para construir en 2016 Sureste II y Sureste III, dos parques que combinados aportan 585MW.  La Impulsora Latinoamericana de Energía Renovable (Iler), filial del mexicano Grupo P.I. Mabe, tendría previsto construir otros dos parques eólicos en el estado de Puebla. Junto con Iberdrola, la compañía ya construyó la planta Pier II, inaugurada en noviembre como la primera del estado. Grupo P.I. Mabe fabrica productos higiénicos desechables, incluidos pañales, y sus parques suministrarán electricidad a plantas propias y a otras empresas, indicó el presidente del grupo con sede en Puebla, Gilberto Marín. Estos son solo algunos anuncios de inversión que se han producido en los últimos meses, pero todos apuntan en una misma dirección: las energías renovables no convencionales están poniéndose los pantalones largos en México y en toda la región. Otro sondeo de BNamericas entre los oradores que participarán en la cuarta edición del Mexico Electric Power Summit, que se celebrará en Ciudad de México el 10 y 11 de febrero, indica que si bien en el corto plazo el gas será el rey en México por los bajos precios del fluido importado desde EE.UU., la apuesta a mediano y largo plazo son los renovables. “Aun cuando los precios del gas natural podrían implicar que las centrales eléctricas a gas natural tengan un futuro más promisorio, los compromisos que el Gobierno mexicano ha asumido en materia de emisiones a la atmósfera (…) nos lleva a concluir que fuentes renovables como la energía eólica, fotovoltaica e hidroeléctrica tienen el futuro más auspicioso”, dijo Horacio Uriarte, partner de Mijares, Angoitia, Cortés y Fuentes y considerado uno de los cinco abogados con más experiencia en el negocio de energía y recursos naturales. “Entre estas fuentes, debido a la existencia de recurso, la competitividad del precio de la tecnología y el reconocimiento de potencia autoabastecida bajo las reglas de interconexión, nos parece que la eólica es la más promisoria”, agregó. Interés global Las nuevas reglas en el mercado mexicano ya están despertando el interés de empresas extranjeras, desde grandes operadores hasta firmas de servicios. La compañía de financiamiento de proyectos Caaapital, con sede en Santiago de Chile, considera a México un mercado prioritario en América Latina. Su gerente de marketing, Raimundo Ladrón de Guevara, dijo que analizan abrir una oficina en el país norteamericano. El momento es perfecto, con la llegada de la reforma energética y el comienzo de las subastas de petróleo y gas”, señaló. Otra muestra del interés extranjero llegó semanas atrás desde Asia. Clientes de Mizuho Bank —que en 2015 fue autorizado por el regulador de banca y valores para comenzar operaciones en México— hacen fila para invertir en el sector energético del país. “En este momento tenemos alrededor de 200 clientes que tienen interés en México. Son clientes potenciales que actualmente analizan la oportunidad de invertir”, indicó Hiroyoki Sasaki, asesor internacional de negocios del banco. Temor por seguridad sigue presente La potencia del viento mexicano no logra barrer una de las mayores preocupaciones de los inversionistas: la situación general de seguridad. Con las reformas energéticas de México ya implementadas, la Ronda Uno de licitaciones de petróleo y gas avanzando a paso firme y la primera licitación de generación programada para marzo, mejorar la imagen del país como refugio seguro para la inversión es vital si se pretenden lograr los dos principales objetivos de las transformaciones. La espectacular huida del zar mexicano de la droga ‘El Chapo’ Guzmán en 2015 no hizo más que exacerbar ese temor, que apenas logró aliviarse con su recaptura. Los analistas siguen resaltando los riesgos que enfrentan los inversionistas a raíz del crimen organizado, particularmente en proyectos de energía e infraestructura, expuestos a actos de extorsión contra empresas privadas. “Vemos que existe mucho interés en México gracias a la reforma energética que abre el sector a la inversión privada, pero hay preocupación por la situación en terreno”, dijo a BNamericas Gustavo Mohar Betancourt, presidente ejecutivo de la consultora de seguridad Grupo Atalaya  Este artículo es un extracto del más reciente reporte de inteligencia de BNamericas sobre México. 46 energética xxi · Nº 155 · ENE|FEB16


E21_155
To see the actual publication please follow the link above