Page 44

E21_155

MÉXICO ESPECIAL ¿Será México el próximo gigante del viento? La inversión en proyectos eólicos ha estado trabada en los últimos años por la incertidumbre sobre las políticas que adoptaría el país. La reforma ha eliminado esos temores y ahora todos hablan del viento mexicano. EQUIPO DE ENERGÍA DE BNAMERICAS En muy pocos lugares del planeta el viento vuela tan rápido como en Oaxaca, el estado del sur de México donde empresas como Acciona o Iberdrola ya han hecho gruesas inversiones en proyectos de energía eólica. Pero pese a tener recursos eólicos de clase mundial, durante años la inversión se ha visto obstaculizada por la incertidumbre sobre la política energética del país. La capacidad eólica total instalada de México es actualmente de 3.283 MW, distribuidos a lo largo de 31 parques en los estados de Chiapas, Jalisco, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí y Tamaulipas.  Sin embargo, varios estudios arrojan que el país podría producir 50GW de energía eólica, con factores de carga muy por encima de 20%. La profunda reforma al mercado energético que está produciendo el gobierno está cambiando esa realidad y generando oportunidades de inversión. La Secretaría de Energía hará la primera subasta eléctrica el 31 de marzo de este año y los contratos de largo plazo que se firmen serán para generar energía de fuentes renovables, que será vendida a la estatal CFE. México tiene como meta reducir sus emisiones de carbono mientras postula para incorporarse a la AIE, por lo que necesita Fuente: BNamericas.com. Datos de SENER reducir la intensidad de las emisiones por unidad de PIB en cerca de un 40% desde 2013 hasta 2030. Actualmente el país es el cuarto mayor consumidor mundial de combustibles fósiles en su red eléctrica en términos absolutos. En enero, el secretario de la comisión de energía de la Cámara de Diputados, Alfredo Anaya Orozco, estimó que México atraerá una inversión de 35.000 millones de pesos (US$2.000 millones) al sector de energía renovable durante los próximos 10 años. La declaración llegó tras la aprobación en el Senado de la  ley de transición energética, que tiene como meta lograr que el país alcance la anhelada autonomía. Esa ley estipula que el 25% de la energía debería generarse con fuentes renovables de aquí a 2018, un 30% para 2021, un 35% para 2024, un 45% para 2036 y un 60% para 2050. Esta es una de las razones que explica por qué México es el segundo país latinoamericano más atractivo para invertir en el sector de energía eléctrica. BNamericas publicó en enero la Encuesta de Energía Eléctrica 2016 —un sondeo entre 94 ejecutivos y analistas del sector con intereses en la región— y la principal conclusión fue que el país norteamericano es, junto con Chile, el destino más buscado. En la encuesta, Chile recuperó su liderazgo, dado que un 34% de los encuestados lo identificó como el país más atractivo. En 2015 había perdido la primera posición a manos de México, que este año ocupó el segundo lugar, con 32%. Pero otro fue el resultado al evaluar las perspectivas para la demanda. El 56% de los encuestados indicó que esperan que México experimente una importante alza en el consumo eléctrico durante los próximos cinco años, seguido por Colombia (39%), Perú (37%), Argentina (36%), Chile (35%) y Brasil (29%). El viento México pretende construir al menos 12 GW en nuevos parques eólicos para 2029. La base de datos de BNamericas —que contiene más de 3.000 proyectos de energía eléctrica, infraestructura, minería y petróleo en América Latina— revela que existen al menos 10 proyectos de energía eólica en etapas tempranas en México que demandarán una inversión de unos US$3.400 millones. El ‘momentum’ de inversión eólica en México, sin embargo, no nació en 2015. Ya en 2014 se habían encargado aproximadamente 520 megavatios de energía eólica terrestre. SunEdison y Gamesa ya 44 energética xxi · Nº 155 · ENE|FEB16


E21_155
To see the actual publication please follow the link above