Page 27

E21_155

solar fotovoltaica | bombeo MIGUEL PÉREZ DE LEMA Las instalaciones de bombeo solar reactivan la energía fotovoltaica El bombeo solar es uno de los nichos de mercado más prometedores del mercado fotovoltaico. España, el mayor productor europeo de frutas y hortalizas, es uno de los principales bancos de prueba de estos nuevos sistemas. Empresas e instituciones colaboran para lanzar ofertas competitivas y adaptadas a todas las necesidades de los agricultores. Además, este sistema está libre de la normativa de autoconsumo. Los sistemas de extracción o impulsión de agua mediante energía solar están ganando posiciones en el mercado, y muchas empresas han reorientado su oferta para este nicho, en un contexto difícil para el crecimiento de otras instalaciones fotovoltaicas. El éxito del bombeo solar se debe a la gran rentabilidad que aportan estas instalaciones, a su durabilidad y fiabilidad, y a quedar fuera de las restricciones del nuevo Real Decreto sobre autoconsumo. Además, los meses de mayor rendimiento coinciden con los de mayor demanda de agua y viene a resolver el problema de los altos costes en energía convencional que afectan a la viabilidad de las explotaciones. A esto se suma su versatilidad, ya que puede adaptarse a cualquier necesidad de bombeo de agua. Se trata de unas instalaciones relativamente sencillas, cuyos ahorros en el coste de la energía y en el consumo de agua han sido comprobados, y que se componen básicamente de un generador fotovoltaico con placa solar, bomba y motor para bombear el agua y regulador o cuadro de gestión solar, a los que se añaden otros componentes como tuberías, válvulas y depósitos. La instalación requiere de un estudio previo para dimensionarla, teniendo en cuenta las necesidades de agua diarias y en el caso de riego directo los m3/h, los datos de sondeo, balsa o lugar de extracción del agua, la altura manométrica total de elevación, los metros de tubería de transporte necesarios y su diámetro, y la zona geográfica de bombeo. Gran oportunidad Dentro de los usos posibles de la energía solar fotovoltaica, tal vez el riego sea uno de los que mejor se adapta a este tipo de energía fluctuante. Tanto la potencia eléctrica generada en los paneles fotovoltaicos como las necesidades de agua de los cultivos están regidas por la misma variable, la radiación solar; a mayor insolación mayores necesidades de agua del cultivo, pero también en mayor capacidad de producir energía fotovoltaica. Cuanto más se necesita regar, más potencia fotovoltaica está disponible para el bombeo. Por otra parte, en España los meses de mayor radiación solar coinciden con los de mayores necesidades de agua para el cultivo, por lo que en bombeo directo podemos aprovechar casi un 70% de la radiación anual. La agricultura es uno de los mayores demandantes de energía. Extraer agua desde captaciones subterráneas o superficiales, junto con la aplicación de la presión necesaria para el riego, supone un gran gasto de energía y un coste cada vez mayor para los cultivos. La drástica bajada de precios de los paneles fotovoltaicos, junto con la tendencia al alza en el precio de los combustibles fósiles y la electricidad de red, han hecho que hayan ido apareciendo en el mercado sistemas de bombeo fotovoltaico que resultan rentables, aunque su aplicación está limitada al abastecimiento para consumo humano o al riego por goteo o gravedad de superficies no muy grandes. En el caso del riego por aspersión aún quedaba un problema por resolver: conseguir mantener la presión constante, es decir, que ésta no oscilase con las variaciones de radiación a lo largo del día. Para poder mantener una presión constante hasta ahora no había más solución que almacenar el agua para un día de riego mediante depósitos elevados donde la altura de la caída del agua aporta la presión necesaria, o mediante balsas desde donde con una segunda bomba alimentada por fuentes de energía convencionales se consigue la presión requerida. Ambos sistemas presentaban una serie de inconvenientes ligados principalmente a la necesidad de almacenamiento de grandes cantidades de agua, lo que limita su aplicación a pequeñas superficies de cultivo, y a la utilización de sistemas de riego que requieran poca presión, sin olvidarnos del consumo de energía, esta vez proporcionada por la red eléctrica o el gasóleo, de la segunda bomba encargada Instalación de RiegoSolar, puesta en marcha por parte de la cooperativa Estrella de San Juan (Valladolid). energética xxi · Nº 155 · ENE|FEB16 27


E21_155
To see the actual publication please follow the link above