Page 67

Energetica_179

REDES DE CALOR Y FRÍO De izquierda a derecha, red de calor District de Móstoles, red de calor en Pamplona y red de calor de Torrelago, Valladolid. cuatro kilómetros de tubería y 13 subestaciones de intercambio. Veolia es responsable de la operación y la explotación de la central, así como del suministro energético a las Mancomunidades que incluye labores de intervenciones las 24h del día los 365 días del año. La red presenta multitud de ventajas tanto medioambientales -permite evitar la emisión de 9.000 toneladas de CO2 a la atmosfera-, como económicas -el coste energético se reduce en un 15%-. De este modo, Móstoles Ecoenergía permite a los vecinos reducir su coste de agua caliente y calefacción, a la vez que se utiliza astilla forestal de biomasa proveniente de la limpieza de los bosques españoles, suministrada por la empresa Enerbosque. Todo ello convierte a Móstoles Ecoenergía en una solución adaptada 100% a los vecinos de Móstoles al facilitarles una solución más económica, sostenible, eficiente y confortable. Torrelago: una urbanización eficiente en Laguna de Duero (Valladolid) Otro proyecto destacable de Veolia es el proyecto de rehabilitación energética realizado por diversos actores, entre ellos Veolia, en Laguna de Duero (Valladolid). Allí participó en el desarrollo de una red de calor mixta, cuyo objetivo principal fue satisfacer las necesidades energéticas de las comunidades de propietarios de 31 edificios de 12 alturas y cuatro viviendas de 100m2 construidos entre 1978 y 1981. Las necesidades térmicas de ambas comunidades eran muy elevadas, puesto que las instalaciones gestionaban la calefacción y el agua caliente para dar servicio a más de 4.500 vecinos. Sin embargo, existía una disconformidad térmica de los usuarios finales, que reclamaban un mayor confort en las viviendas al mismo tiempo que se redujera la demanda energética y, con ello, el costo del servicio. La acción de Veolia tuvo como principal objetivo la reducción del coste energético de las viviendas, cuyos edificios eran muy antiguos, no estaban aislados correctamente y presentaban un consumo energético elevado. Por ello, se planteó un mix energético que combinaba la combustión de biomasa y una instalación alternativa de gas, con un consumo aproximado de 80% de biomasa y 20% de gas. En concreto, el proyecto consistió en la instalación de una única red dividida en tres subredes y dos centrales de producción. Con ellas se ha conseguido reducir tanto las emisiones de CO2 a la atmósfera, como la demanda energética en un 40%. Cooperativa San Jorge (Pamplona): un proyecto apoyado por el Gobierno navarro De la mano del Gobierno de Navarra, Veolia llevó a cabo la reforma de la red de calor de la Cooperativa San Jorge en Pamplona. Esta planta suministra energía a más de 40 comunidades de propietarios formadas por 1.830 viviendas. La reforma se centró en la mejora de tres aspectos clave de las instalaciones: la remodelación central de la sala de calderas, la optimización y adecuación de las 14 subcentrales y la instalación de contadores telegestionados de ACS en cada vivienda. De este modo, se ha conseguido un beneficio tanto en términos económicos como energéticos. Por un lado, ha supuesto un ahorro económico del 35,8% para los vecinos. Por otro, se ha alcanzado un ahorro energético del 12% durante los meses de contrato. Además, se ha evitado la emisión de 279,8 toneladas de CO2 al medio ambiente. Los resultados más visibles de la nueva instalación son una reducción media de un 25% en el gasto económico de los usuarios, mayor confort, menos averías y respuestas más rápidas ante incidencias. La reducción prevista de las emisiones de CO2 es de 570 toneladas al año, lo que supone un 14,5% menos sobre las emisiones anteriores de la reforma. Las tres redes están conectadas al Hubgrade, el centro de gestión energética de Veolia, una solución innovadora que permite llevar a cabo el control telemático de las instalaciones. Esta novedosa solución de gestión energética permite operar de forma remota en las instalaciones y en tiempo real. La combinación de soluciones tecnológicas de vanguardia con el conocimiento de los mejores profesionales garantiza el máximo rendimiento de la red. Estos tres proyectos ponen de manifiesto nuestro compromiso tanto con el planeta como con el desarrollo local y nuestros colaboradores. Además, demuestran que otra forma de consumo energético es posible y nos permite divisar un horizonte cercano en el que las ciudades inteligentes sean una realidad. La biomasa es solo un ejemplo de la multitud de ventajas que presentan las energías limpias, que buscan no solo la reducción de la demanda energética, sino disponer de edificios e instalaciones más eficaces y más responsables con el medio ambiente. Su uso como fuente de energía principal ayudará a aumentar el conocimiento sobre las energías alterativas, un factor clave para concienciar a la población de que ya existen métodos viables para reducir, en un futuro próximo, nuestra dependencia a los combustibles fósiles y contaminantes �� energética XXI · 179 · SEP18 67


Energetica_179
To see the actual publication please follow the link above