Page 57

Energetica_179

BIOMASA La siguiente división de los componentes es la acidogénesis, donde el digestato se convierte en ácidos grasos de cadena corta, alcoholes, CO2, hidrógeno y amoniaco. En la tercera fase o acetogénesis se forman los ácidos orgánicos. Por último tiene lugar la metanogénesis, en la que se forma el metano (biogás). El contenido de metano puede variar entre un 50% y un 75% en función del sustrato utilizado. Además de metano se producen CO2 y pequeñas proporciones de otros gases. Los diferentes tipos de bacterias se caracterizan por diferentes velocidades de crecimiento y diferente sensibilidad a cada compuesto intermedio como inhibidor (p.e., H2, ácido acético o amoníaco producido en la acidogénesis de aminoácidos). Esto implica que cada etapa presentará diferentes velocidades de reacción según la composición del sustrato y que el desarrollo estable del proceso global requerirá de un equilibrio que evite la acumulación de compuestos intermedios inhibidores o la acumulación de ácidos grasos volátiles (AGV), que podría producir una bajada del pH. Para la estabilidad del pH es importante el equilibrio CO2-bicarbonato. Para hacer posible algunas reacciones es necesaria la asociación sintrófica entre bacterias acetogénicas y metanogénicas, creando agregados de bacterias de estas diferentes poblaciones. Esto implica que las puestas en marcha de los reactores sean, en general, lentas. En general, la velocidad del proceso está limitada por la velocidad de la etapa más lenta, la cual depende de la composición de cada residuo. Para sustratos solubles, la fase limitante acostumbra a ser la metanogénesis, y para aumentar la velocidad la estrategia consiste en adoptar diseños que permitan una elevada concentración de micro organismos acetogénicos y metanogénicos en el reactor. El proceso reacciona sensiblemente a los cambios (input, pH, etc.) y ciertas inhibiciones pueden alterarlo fácilmente (desinfectantes, oxígeno, sulfuro, metales pesados, concentraciones demasiado altas de ácidos). Por lo tanto, la temperatura del fermentador debe mantenerse dentro de un intervalo determinado con el fin de evitar la muerte de la bacteria. Preparación y acondicionado del gas El gas obtenido en estas instalaciones puede tenar varios usos: • La producción de calor, muy necesario en la mayoría de los procesos de la industria alimentaria, mediante su quema en caldera, para lo que se puede utilizar el gas, tal y como resulta del proceso de biodigestión. • La utilización mixta de calor y electricidad, mediante su combustión en un motor CHP (combined heat and power), en este caso es conveniente realizar un proceso de secado del gas para proteger los motores. Durante el GUÍA DE EMPRESAS DEL SECTOR ENERGÉTICO Llámenos al 91 6308591 o escríbanos a ala@energetica21.com PUEDE HACER QUE SU EMPRESA DESTAQUE energética XXI · 179 · SEP18 57


Energetica_179
To see the actual publication please follow the link above