Page 43

Energetica_179

SOLAR FOTOVOLTAICA más eficientes, fábricas más inteligentes y automatizadas. En sistemas se trataba de formar ingenieros e instaladores capaces de construir plantas en el menor tiempo posible, con estructuras, protecciones y calidad suficiente para producir electricidad barata y con el menor mantenimiento posible. Cuantos más módulos se fabricaban y más plantas se construían, mayores los avances. Y es por eso que cuando Alemania decide impulsar e incentivar la construcción masiva de fotovoltaicas y el resto del mundo se le une con primas e incentivos, la industria solar logra en torno al año 2011 demostrar que la electricidad de origen solar podía por fin competir sin ningún tipo de primas o ayudas con las tecnologías de generación eléctrica tradicionales. A partir de ahí la fotovoltaica comienza a avanzar en dos frentes: el frente del autoconsumo para edificios que puedan generar su propia energía y el frente de las megainstalaciones para producir energía eléctrica a gran escala. Todas estas instalaciones funcionan a partir de la conexión de módulos fotovoltaicos. Y si bien existen diferentes tipos de módulos, en función del tipo de semiconductor utilizado, hoy en día más del más del 80% de los módulos que se instalan en el mundo emplean células solares de tecnología de silicio cristalino. A su vez éstos pueden ser mono o policristalinos. Los paneles monocristalinos suponen más del 30% de la potencia que se instala, con eficiencias del orden del 15% hasta el 21%. Pero son los paneles policristalinos, con eficiencias del orden del 14% al 16%, los más instalados. Alrededor del 50% de los módulos son policristalinos y la razón es evidentemente su mejor coste de fabricación, que compensa con creces su menor eficiencia respecto a los monocristalinos. Ya sean mono o policristalinos, un módulo no es más que un conjunto de 60 a 72 células solares de un espesor de unos pocos cientos de micras, conectadas en serie y paralelo mediante contactores, protegidas por un vidrio para soportar las inclemencias del tiempo y con un marco metálico para dotarle de rigidez mecánica. Sus dimensiones de 1m de ancho, por 1,60m de largo y apenas 3-4cm de grosor, además de un peso inferior a 20kg, le otorgan la gran ventaja de que es manejable por una sola persona, lo que facilita su instalación. Las potencias de cada módulo rondan hoy en día los 270W para módulos policristalinos y alcanzan ya los 300W en monocristalino. Así pues, en un autoconsumo en un hogar bastan 5 a 10 módulos para alcanzar una potencia de 1,5kW a 3kW. En una megainstalación se pondrán decenas de miles. La elección entre adquirir módulos monocristalinos o policristalinos es una cuestión que tiene que ver con cuánta superficie tenemos disponible. El módulo monocristalino es en torno a un 5%-10% más caro que el policristalino, ganar eficiencia implica fabricar células de un grado de pureza muy alto y eso tiene un precio. En cambio, las células policristalinas surgieron precisamente para obtener una buena eficiencia, pero a un coste más reducido, por lo que son células que tienen mayor grado de impurezas. Sin embargo, la eficiencia sólo es importante cuando queremos instalar más potencia en menor superficie. Así por ejemplo en una vivienda, para instalar 1,5kW en el tejado se podrían poner 5 módulos monocristalinos ocupando una superficie de 8m2. Si utilizáramos módulo policristalino, tendríamos que poner 6 módulos y ocupar 9,6m2. Una segunda tecnología de vanguardia es el módulo solar bifacial, capaz de producir energía tanto por delante como por detrás del panel. Este tipo de paneles se utilizan en aquellas superficies o azoteas que son planas en las cuales podemos orientar nuestro módulo unos 25 o 30 grados. Así, a través de esta tecnología, podemos también producir energía con el efecto que tiene la luz cuando, tras atravesar el panel, rebota en el suelo y choca con la parte trasera del módulo. Si bien es cierto que gracias a esta cualidad tenemos un incremento de la producción energética del 5 hasta el 30%, hay que tener en cuenta que no podemos utilizarlos en aquellos lugares donde tengamos muy poca superficie disponible o la orientación no sea la adecuada para el efecto del rebote. Más allá de los distintos tipos que acabamos de ver y de sus distintas características, para asegurar la máxima eficiencia de nuestra instalación y la mayor vida útil posible, se hace fundamental contar con materiales de calidad. Cuando hablamos de inversiones en nuestro hogar que van a estar presentes durante aproximadamente 30 años de nuestras vidas, merece la pena detenerse a observar qué paneles son mejores que otros para que no nos salgan defectuosos. En muchas ocasiones, los paneles baratos pueden acabar con las células quemadas y sin posibilidad de volver a utilizarlos. Esto se debe a que los materiales utilizados para acompañar a la célula fotovoltaica, tanto el vidrio como los adhesivos que se utilizan, son de baja calidad dando resultados no deseados. Dentro de los diferentes fabricantes de módulos solares no todos atienden de la misma manera a la calidad final o a la trazabilidad de los materiales con los que realizan sus productos. Para terminar con este sencillo repaso a los principales tipos de paneles solares nos atrevemos a hacer una consideración basada en la experiencia de la que nos dotan las distintas instalaciones realizadas. A la hora de plantearse una instalación de autoconsumo, la mejor opción siempre es apostar por las tecnologías consolidadas sin necesidad de esperar a que surjan tecnologías futuras. No es necesario esperar más para comenzar a producir nuestra propia energía en nuestros hogares �� energética XXI · 179 · SEP18 43


Energetica_179
To see the actual publication please follow the link above