Page 42

Energetica_179

SOLAR FOTOVOLTAICA La pequeña célula solar que ganó a Goliat Estamos entrando de lleno en la nueva era de la energía solar. La Agencia Internacional de la Energía lo anunció en 2017: la fotovoltaica es hoy por hoy la tecnología favorita cuando se trata de instalar nueva potencia a la red eléctrica, superando al carbón, al gas y a otras tecnologías consolidadas como hidroeléctricas y eólica. JUAN JOSÉ DEL VALLE ECOOO REVOLUCIÓN SOLAR Ya en 2016 se instalaron 74GW de potencia, superando con creces a los 57GW nuevos de carbón y los 52GW de eólica. Y la previsión es que hasta 2022 seguirá batiendo récords cada año y se consolidará como la fuente de energía preferida para generar electricidad en todo el mundo. ¿Cómo puede un conjunto de pequeños módulos fotovoltaicos plantar cara a gigantescos aerogeneradores eólicos o a la extrema complejidad de una central de carbón o de ciclo combinado? Es la hermosa complejidad de lo pequeño y del imparable avance científico en el campo de la energía solar. Desde el año 1883 cuando Fritts construyó en su laboratorio la primera célula solar de estado sólido con un 1% de eficiencia, hasta el año 2018 cuando los módulos son productos de consumo masivo que se venden por cientos de miles y con eficiencias comerciales del 15% al 21%, se ha producido la acumulación de una ingente cantidad de descubrimientos científicos, de éxitos y fracasos, de mejora continua en la producción y en los procesos de fabricación, aprendizajes que han logrado desbordar a las tecnologías existentes. Fritts empezó a experimentar con el efecto fotovoltaico, la conversión de la luz en electricidad, un efecto que había sido observado por Becquerel 44 años antes. Su primera célula de selenio recubierto de una fina capa de oro era carísima y poco eficiente. Pero fue el primer ganador en una interesante carrera científica de combinaciones de materiales para lograr mayores eficiencias y menores costes de fabricación de esas células. Fritts no tenía muy claro el principio de funcionamiento, porque no fue hasta 1905 cuando Einstein logró dar con la explicación científica del efecto fotoeléctrico, gracias al cual recibió años más tarde el premio Nobel. Pasaron muchos años hasta que en 1954 en los laboratorios Bell dieron con la receta que permitía construir células basadas en silicio, más eficientes, y que además se podían fabricar para usos prácticos como la nueva industria espacial. Y al fin llegamos a los años setenta, en los que se empezó a ver con claridad que se podría eliminar la dependencia de los combustibles fósiles, aprovechando la energía ilimitada del sol. Comenzaron a llegar fondos a programas de investigación y se empezaron a lograr importantes reducciones en los costes de producción de las células y a construir las primeras centrales fotovoltaicas para producir electricidad con inyección a la red eléctrica. En la fabricación los retos eran lograr producir más al mínimo precio posible, reducir los defectos de fabricación, lograr células 42 energética XXI · 179 · SEP18


Energetica_179
To see the actual publication please follow the link above