Page 38

Energetica_179

SOLAR FOTOVOLTAICA El PPA corporativo, novedad en el sector La autora del artículo analiza los distintos modelos de PPA (Power Purchase Agreement) disponibles en el mercado, así como sus ventajas, beneficios y clausulas más habituales. FILIPA FERREIRA CONSULTORA DE ENERGÍA. LICENCIADA EN ECONÓMICAS Y POSGRADO EN CONTROL DEL RIESGO En los últimos 12 meses se ha empezado a hablar de PPA en España, aumentando considerablemente el número de noticias en varios medios de comunicación y anunciando contratos que algunas contrapartes han conseguido lograr, mientras que otras se han quedado en el camino por falta de acuerdo en las negociaciones desarrolladas. También he leído alguno artículo de prensa que llamaba PPA a un contracto que no lo era. Al final, ¿qué es un PPA? PPA es el acrónimo inglés de Power Purchase Agreement, es decir, contrato de compraventa de electricidad, firmado entre 2 o más contrapartes, entre el vendedor y el comprador, por un periodo de tiempo determinado para un volumen y precio establecidos, fijos o flexibles, entre otras condiciones que veremos más adelante. Aunque parezca una novedad, los PPA llevan ya bastante tiempo siendo negociados en el mercado como forma de financiación de los grandes activos hasta ahora presentes en el mix energético de varios países. La novedad es el PPA corporativo, es decir, el contrato de suministro de energía que se negocia directamente entre generadores/ vendedores y empresas. Estas buscan, cada vez más, un mayor grado de sostenibilidad vía reducción de las emisiones de carbono de sus negocios participando así en el cumplimiento del Acuerdo de París, además de soluciones energéticas más económicas para las necesidades de sus grupos corporativos, como lo demuestra por ejemplo la iniciativa global de 100 empresas comprometidas con un consumo proveniente al 100% de energías renovables, denominada R100. Así pues, ya estando en vigor el Protocolo de Kioto y a pesar de no haber sido ratificado por EE UU, los primeros PPA corporativos se firmaron en 2008 en EE UU, según Bloomberg New Energy Finance. El primer de los oficialmente anunciados fue el Wal-Mart, seguido por las grandes empresas tecnológicas, llegando posteriormente a Europa; el primer de ellos en España fue el firmado entre EDP y Calidad Pascual en julio del 2017, cerrando el año con otro y aumentando a 3 los firmados y anunciados en el primer semestre de 2018. Abajo se puede observar la evolución de estos contratos en el mercado global desde sus inicios hasta 2017, si bien este mercado se reparte esencialmente entre EE UU, México, Europa, Australia y unos pocos países africanos. PPA físico y PPA financiero Los contratos de PPA se dividen en dos grandes grupos, el PPA físico y el PPA sintético o financiero. Se entiende por PPA físico todo contrato de compraventa que implique la entrega física de electricidad desde el productor (el vendedor) hasta el consumidor (el comprador), bien sea directa (PPA físico onsite) o indirectamente (PPA físico offsite o sleeve). Se considera entrega directa cuando el activo generador de energía eléctrica esté ubicado en las inmediaciones del punto de consumo e indirecta cuando punto de producción y de consumo estén distanciados entre sí, de tal forma de que no hay posibilidad de entrega física directa, usándose un intermediario, normalmente una comercializadora. Estos contratos se están estructurando en formatos de “take or pay” (consumir un mínimo de volumen o pagar por un mínimo) y “take and pay” (consumir y pagar por un mínimo). En cuanto al PPA sintético o financiero, es un contrato en que el comprador acuerda pagar un precio al vendedor por un determinado volumen a lo largo de un periodo de tiempo preestablecido, sin que haya intercambio de electricidad, pero existiendo intercambio de certificados verdes. Son instrumentos de cobertura de riesgo para ambas partes, ya que el comprador lo firma para mantener el precio de su electricidad en un rango manejable, mientras que el generador lo hace para asegurar un rango de flujos de caja que permitan rentabilizar y viabilizar la inversión cometida. Pueden ser estructurados en diversos instrumentos, como por ejemplo futuros, swaps, contratos por diferencias u opciones. Así que, a la hora de calcular el precio y elegir la estructura del contrato, diversos factores deben ser considerados, como las previsiones de generación de la instalación, las previsiones de las necesidades de consumo de electricidad, la evolución esperada a largo plazo de los contratos de electricidad y de las commodities relevantes, así como la Figura 1: Evolución PPA - elaboración propia a partir de datos de BENF. inflación esperada, la tasa de interés, ade- 38 energética XXI · 179 · SEP18


Energetica_179
To see the actual publication please follow the link above