Page 57

Energetica177

EFICIENCIA ENERGÉTICA EN LA INDUSTRIA Conocer para reducir: uso del big data para climatización de naves y edificios Uno de los grandes caballos de batalla por la eficiencia energética en la industria es, sin duda, el de la climatización de edificios, naves industriales, almacenes o espacios de trabajo en general. Establecer la temperatura adecuada en un espacio en el que tienen que convivir personas, maquinaria y mercancía es un puzzle difícil de componer a veces, dado que no todos los “habitantes” del edificio tienen las mismas necesidades en cuanto a la temperatura ambiental. BLACKTOGREEN El actor más importante en la convivencia de un espacio de trabajo, y en torno al cual se tiene que establecer la política climática del edificio, es el del colectivo humano que trabaja o circula por él. Siempre tiene que prevalecer el criterio de habitabilidad por encima de otras consideraciones, evidentemente en el caso de que se trate de un espacio de trabajo ocupado por personas. En el caso de almacenes o cadenas de producción autónomas, las medidas a adoptar serán otras completamente. Si disponemos de espacios de almacenaje de materias primas o de producto acabado, es importante que se climatice el espacio donde se almacenen de forma que se impidan situaciones que puedan producir deterioro de la mercancía. De igual manera, las máquinas y sistemas informáticos que intervienen en los procesos productivos requieren una temperatura ambiental que favorece su rendimiento y un mantenimiento más eficaz. Las necesidades climáticas de personas, mercancía y maquinaria deben ser perfectamente conocidas y estar registradas a la hora de decidir un sistema de climatización de la nave industrial o edificio. Big Data para control inteligente de climatización Estas necesidades en materia climática deben ser tenidas en cuenta junto con un esquema horario, ya que las necesidades de conservación o refrigeración no son las mismas durante el día, en plena actividad productiva que de noche, donde aspectos como la conservación y la eficiencia energética cobran importancia. Para la instalación de un sistema de control inteligente de climatización es importante tanto la parte de hardware como la de software. En primer lugar, una red de sensores y herramientas de control debe ser instalada de manera que sepamos en qué condiciones de temperatura se encuentra cada zona del edificio. Esta instalación debe permitir, además, poder regular los sistemas de climatización, de manera que pueda corregir en tiempo real cualquier desviación en los parámetros definidos en el sistema. Estos datos se analizan de manera centralizada en un software que registra el funcionamiento de la instalación y compara con patrones y equipos ya controlados. Mediante algoritmos inteligentes se analiza la información y se parametrizan las actuaciones en las instalaciones de climatización. Mediante un proceso basado en técnicas de inteligencia artificial, integrado en el motor de la base de datos, machine learning, y mediante los criterios de rendimiento y confort, el sistema integra y parametriza la instalación para obtener resultados increíbles de ahorro energético y de previsión de incidencias (mantenimiento predictivo), modelizados con datos de incidencias reales. Inversión y ahorro La inversión en equipos dirigidos por machine learning debería ser considerada por los equipos de operaciones, finanzas (o, como veremos más adelante, por medio ambiente), debido a su alta rentabilidad. Se estima que el ROI de una instalación automatizada se consigue en 2,2 años, dado un índice de ahorro energético considerable. No sólo se está actuando para mejorar la vida dentro de las instalaciones, sino que las correcciones que el sistema realiza con su aprendizaje justifican por sí solos la instalación, llegando a ahorros de más del 60%. Cuando más complejo es el entorno, mayor el ahorro final. En casos donde conviven diferentes equipos de trabajo, maquinaria, manipulación de mercancía, todo ello con unos horarios variables y diferentes condiciones exteriores, se hace más razonable la instalación de un cerebro que dirija y controle los procesos a la perfección. Cuidado del planeta Una reducción de la energía necesaria para climatizar un edificio no sólo repercute de forma directa en el confort y en la mayor duración de equipos, sino que reduce la “factura de CO2” que la empresa emite a la atmósfera. De ahí que las administraciones estén favoreciendo un entorno que plantee nuevas soluciones en eficiencia energética y control de emisiones �� energética XXI · 177 · JUN-JUL18 57


Energetica177
To see the actual publication please follow the link above