Page 72

E21_162

BALANCE 2016 Y PERSPECTIVAS 2017 JOSÉ MIGUEL VILLARIG PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE EMPRESAS DE ENERGÍAS RENOVABLES (APPA) Renovables y nuevo Gobierno (II) Repito título del artículo porque en renovables en España estamos en la casilla de salida, como el año pasado; esto es, seguimos sin tener visos de despegar tras años de paralización. Al escribir el artículo del Balance Anual de 2015 destacaba el cierre de la legislatura y el final de la COP21 de París. Un año después, escribo sobre el Balance Anual de las energías renovables en nuestro país, cuando acaba de arrancar la nueva legislatura y está recién terminada la COP22 de Marrakech. Como entonces, nuestro sector vuelve a confiar en la apuesta internacional tanto en objetivos europeos 2020-2030 como los compromisos derivados de cambio climático como palanca que puede activar el sector de las renovables. Según se ha dicho, París fue la conferencia de las decisiones y Marrakech la de las soluciones. Querría resaltar que por primera vez en 2015 se ha dado un incremento de la demanda de consumo eléctrico desde 2004 y que también por primera vez en 2014 y 2015 se ha producido un superávit en la tarifa del sistema eléctrico después de diez años de acumular déficit. Esperamos que el nuevo Gobierno encuentre en estos puntos razones suficientes para comenzar a implantar medidas que nos lleven hacia una reactivación del sector. En APPA no somos partidarios de volver a cambiar toda la legislación sino de llevar a cabo modificaciones que hagan útil la actual y volvamos a una senda que haga predecible el futuro y dé certeza a las inversiones que se hayan de llevar a cabo. La regulación derivada de la reforma sigue recurrida y serán los tribunales los que dictaminen la validez de la misma. El sector renovable, al que injustamente se había culpado del déficit de tarifa, ha sido el gran damnificado de los cambios regulatorios. El impacto de las medidas aplicadas viene recortando anualmente a las renovables más de 2.200 millones de euros, lo que supone una pérdida en cada ejercicio del 30% de su retribución inicialmente prevista. A ellos hay que añadir que un error en la estimación del precio del mercado eléctrico por parte del hoy Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ha recortado su retribución entre 2014 y 2016 en 900 millones de euros, de los que no le son reconocidos 600 millones, que las instalaciones renovables pierden definitivamente. Además, la legislación permite que el Ministerio devuelva los 300 millones reconocidos a lo largo de toda la vida útil de las instalaciones. Si no se hace una estimación adecuada del precio de la electricidad para el periodo 2017-2019, las renovables podrían perder por este motivo otros 700 millones de euros. Con la constitución del nuevo Gobierno, con nuevo ministro y nuevo secretario de Estado de Energía, esperamos encontrar alguna receptividad a los planteamientos de mejora que hacemos para la actual regulación. Esperamos que queden atrás la improvisación y la falta de diálogo con el sector, patentes en gran parte de la legislatura pasada. Ésta se cerró con algunas decisiones de pretendido apoyo al sector, que han quedado en nada o en poca cosa: un Real Decreto sobre Autoconsumo, una subasta de 700 MW (500 eólicos y 200 de biomasa) y un Real Decreto sobre Biocarburantes. Pues bien, el Real Decreto de Autoconsumo está recurrido porque puede vulnerar derechos constitucionales e incumplir directivas europeas. Tenemos la esperanza de su mejora ya que todos los partidos de la oposición firmaron que lo derogarían y el propio partido del Gobierno se comprometió a su modificación. Por otra parte, la subasta dejó fuera tecnologías como la fotovoltaica y la minihidráulica, y los requisitos de participación en las mismas distorsionaron el resultado, convirtiendo la citada subasta en un procedimiento puramente financiero. Si ésta va a ser la herramienta para desarrollos futuros deberá llevarse a cabo cambios sustanciales en su regulación. En cuanto al Real Decreto de Biocarburantes, el Gobierno no estableció objetivos separados para el bioetanol y el biodiesel y rebajó por sorpresa el objetivo previsto para 2016 del 5% al 4,3%. Esto debería enmendarse. Desde entonces… nada de nada, a pesar de la importancia que el sector renovable sigue teniendo en la economía española. Así, en 2015, aportó 8.256 millones de euros al PIB (0,76%), empleó a 75.475 personas, evitó la importación de 20 millones de toneladas equivalentes de petróleo y la emisión a la atmósfera de más de 55 millones de toneladas de CO2. El sector aumentó su aportación al PIB español, tras dos años de caída, y recuperó empleo, después de tres ejercicios perdiendo puestos de trabajo. El incremento de ambos parámetros es fruto de los altos precios que en 2015 alcanzó la venta de electricidad en el mercado eléctrico y en ningún caso significa la recuperación del sector. La balanza comercial del sector renovable volvió a ser positiva en 2015, año en el que registró un saldo neto exportador de 2.511 millones de euros. Mientras las exportaciones de bienes y servicios de las empresas renovables alcanzaron los 2.783 millones, las importaciones fueron de 273 millones. Las exportaciones netas contribuyeron a mejorar nuestro déficit energético, que en 2015 fue de 26.086 millones de euros. APPA pide que el Estado asuma progresivamente sus compromisos por derechos otorgados a las renovables 72 energética XXI · Nº 162· DIC16


E21_162
To see the actual publication please follow the link above