Page 63

E21_162

tecnología disponible para poder suministrar calor al proceso industrial. En esta situación, los cogeneradores necesitamos invertir en las instalaciones para seguir operándolas y para participar con éxito en los mercados energéticos. Más de la mitad de los cogeneradores españoles afirman que invertirán un total de 1.400 millones de euros, en un periodo de cuatro años, si se da un contexto propicio con cambios normativos, concretos y posibles que permitan impulsar la eficiencia y competitividad energética, el autoconsumo, la seguridad de suministro y la generación distribuida. Necesitamos que se fundamente la normativa en el ahorro de energía primaria asociado a las cogeneraciones de alta eficiencia; que se haga viable el suministro competitivo de calor a las industrias cogeneradoras, se elimine indefinidamente el peaje de autoconsumo y se recupere el reconocimiento de la garantía de potencia y disponibilidad que aporta la cogeneración de alta eficiencia. Y, más allá, promovemos la evolución de los peajes eléctricos para la generación distribuida. Y ubicamos todos nuestros vectores regulatorios en los mercados, porque queremos participar en su desarrollo, en los mercados eléctricos de ajuste y en los futuros mercados de capacidad. Y también reclamamos más mercado para el gas natural. Los cogeneradores —suponemos el 25 por ciento de todo el gas que se consume en nuestro país—, confirmamos nuestro interés en impulsar MibGas, como referencia para nuestras actividades, porque la cogeneración y la industria son un tándem para el gas natural y para el desarrollo del mercado español del gas como protagonista en Europa. Algunas de nuestras propuestas, que apuntan cambios estructurales en los sistemas energéticos, requieren estar en la agenda política de un Pacto de Estado por la Energía que permita la modificación de la Ley del sector Eléctrico, para así lograr el desarrollo de los mercados y la evolución de las tarifas de red. Todos estos cambios son perfectamente posibles y nuestra Hoja de Ruta los concreta. No se puede dejar pasar más tiempo. Planteamos acometer cambios ya en la revisión prevista en la Orden de retribución que se aplicará desde principios BALANCE 2016 Y PERSPECTIVAS 2017 de 2017 hasta finales de 2019, para recuperar un régimen retributivo razonable que prime la eficiencia, haciendo viable el suministro competitivo de calor a las industrias cogeneradoras y fundamentando la normativa en los ahorros de energía primaria, a semejanza de nuestros competidores europeos. También proponemos eliminar indefinidamente el peaje de autoconsumo, modificando el RD 900/201. Y promover el desarrollo de MibGas modificando la Orden de revisión de retribución por precios de combustibles para que MibGas sea referencia en la revisión del gas de las cogeneraciones. Pero nuestra principal urgencia es la puesta en marcha de un programa de renovación de las actuales plantas de cogeneración que está recogido en la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico en su Disposición Adicional Vigésima, y también lo recoge la Proposición no de Ley aprobada en la Comisión de Industria, Energía y Turismo del Congreso de los Diputados el 28 de abril de 2016. Necesitamos que lleguen a tiempo los desarrollos normativos necesarios para renovar 2.500 MW de cogeneración, entre 2017 y 2020 se pongan en marcha antes de marzo del próximo año. Ya en el ámbito de un Pacto de Estado, nuestras propuestas introducirían cambios estructurales con amplia repercusión para desarrollar un mercado de capacidad donde la cogeneración participe junto con el resto de tecnologías térmicas, y nuevas tarifas de red para la energía de proximidad que tengan en cuenta el origen donde se produce la electricidad y el destino donde se consume. Con ello nuestro sistema energético avanzaría hacia un modelo con los necesarios reconocimientos a la garantía de potencia y disponibilidad y a la generación distribuida, posibilitando y desarrollando los mercados. Estas modificaciones harían posible la Hoja de Ruta de la Cogeneración 2017- 2020 que beneficiará a cientos de industrias en todo el territorio español y a los sistemas energéticos, eléctrico y gasista. Las inversiones supondrán renovación tecnológica en un cambio hacia un modelo productivo más eficiente, competitivo y comprometido con la acción por el clima. La reforma energética ha provocado una disminución significativa del uso de la cogeneración en la industria, mientras el parque cogenerador continúa envejeciendo sin que se haya desarrollado el potencial aún disponible en nuestro país. Es ya la hora de pasar a la acción. Estamos ante una gran oportunidad para reindustrializar el país con eficiencia y alcanzar más actividad y más empleo, pero necesitamos un Gobierno que demuestre con hechos que cree en la industria como primer paso para que los industriales confíen e inviertan. Nosotros, los cogeneradores, queremos seguir haciendo industria �� 63 energética XXI · Nº 162· DIC16


E21_162
To see the actual publication please follow the link above