Page 37

Energetica193

ESPECIAL CHINA Reforzando la presencia de empresas energéticas chinas fuera de sus fronteras, pero con alta tecnología La expulsión de la zona de confort en el propio país está empujando a muchas firmas del sector de la energía a reforzar su presencia en mercados extranjeros a través de inversiones en empresas o proyectos, servicios de ingeniería o la venta de equipamiento solar. Atrás quedan los tiempos en los que abastecía el mercado solar con productos de mano de obra barata. Las empresas chinas solares que ya participan o quieren reforzar sus actividades fuera de China compiten tanto en tecnología como en precio, buscando una competitividad a largo plazo. Como subraya LONGi en su informe ‘El progreso tecnológico continuo es la mayor fuerza que impulsa la reducción de costos de la generación de energía solar, es la piedra angular para lograr una alta participación de la energía fotovoltaica en el mercado’. En China, tanto las empresas como los centros de investigación colaboran para desarrollar nuevas soluciones para generar energías limpias y no paran de registrar patentes. En los últimos años China ha lanzado diversas estrategias para abrir mercado como ‘Made in China 2025’ o la ‘Nueva Ruta de la Seda (One Belt, One Road)’, que apuestan por una industria china fuerte basada en la calidad e innovación tecnológica capaz de competir en un mercado globalizado. Según datos publicados por la Asociación de la Industria Fotovoltaica de China (CPIA), las exportaciones de productos fotovoltaicos ascendieron a 17.74 mil millones de US dólares, superando todo el volumen de 2018, lo que confirma también la buena salud del mercado solar internacional y el rumbo que está tomando la industria solar del país asiático. Europa, un destino interesante para las empresas energéticas chinas En diciembre de 2019 la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presentó el Pacto Verde de la UE (European Green Deal) con la finalidad de convertir a Europa en el primer continente climáticamente neutro en 2050. La UE quiere invertir un billón de euros (un trillón de dólares) en los próximos 10 años para alcanzar este objetivo, la cuarta parte del presupuesto de la UE, además de fondos públicos y privados que serán necesarios para realizar este plan. Hasta qué punto las ambiciones europeas para luchar contra el cambio climático serán viables lo dirá el futuro, aunque es evidente que Europa va a iniciar fuertes inversiones en el sector de la energía en los años venideros. Esta clara tendencia pro renovable, combinada con la estabilidad regulatoria, convierten a Europa en un destino atractivo para inversores y empresas fabricantes de equipamiento solar. De momento los Planes Nacionales Integrados de Energía y Clima (PNIEC) que cada uno de los estados miembros de la UE deberá presentar a la Comisión Europea, para definir sus acciones hasta 2030, incluyen como objetivo vinculante que el 32% de consumo final de la energía proceda de las renovables. A mediados de septiembre un nuevo informe de la ONU, ‘Tendencias globales en la inversión en energías renovables 2019’, destacó que la capacidad instalada en las renovables se ha cuadruplicado de 414 GW a 1,650 GW en tan sólo una década. En este mix renovable, la energía solar mundial cuenta ya con 663 GW instalados, mientras que en 2009 eran solamente 25 GW. De los 2.600 millones de dólares que se invirtieron en los últimos diez años, la mitad fue dirigida al sector solar. El informe ‘EU Market Outlook for Solar Power 2019-2023’ de la asociación Solar- Power Europe afirma que 2019 ha sido el año de mayor crecimiento de la energía solar en la Unión Europea en esta década. Se añadieron nada menos que 16,7 GW. En 2018 eran aún 8,2 GW, lo que supone un crecimiento superior al 100%. España vuelve a destacar en el desarrollo de nuevas plantas fotovoltaicas En 2019 España se ha convertido en el mayor mercado solar de Europa con 4,7 GW de energía solar instalados. La trayectoria de la energía solar en España ha sido una historia de enormes altibajos. De ser una potencia solar en 2008, experimentó drásticos recortes en 2012 que provocaron tal parálisis en el sector que en 2016 se instalaron únicamente 5 MW en España. Este resurgir ha posibilitado que España ya ha entrado en el mercado de las megaplantas fotovoltaicas. En Extremadura, la planta ‘Núñez de Balboa’ de Iberdrola cuenta con 500 MW de potencia y la nueva planta ‘Francisco Pizarro’ alcanzará una potencia instalada de 590 megavatios, convirtiéndose en la mayor instalación fotovoltaica europea. Nuestro país se ha vuelto a posicionar en el mapa fotovoltaico y vive ahora un renacimiento que se observa con mucho interés desde el mercado chino. Energética XXI comparte algunas impresiones de las empresas que ha visitado ������ Toby Yang | Unsplash energética XXI · 193 · ENE/FEB20 37


Energetica193
To see the actual publication please follow the link above