Page 36

Energetica193

ESPECIAL CHINA embargo, no impidió la creación de empresas fabricantes de equipamientos solar. En la primera “ola solar” que se inició en Occidente la industria china entró casi inadvertida con sus productos –principalmente módulos fotovoltaicos– para desatar posteriormente una lucha comercial que acabó con el cierre de la mayoría de las empresas fabricantes de paneles solares europeas y norteamericanas. Como consecuencia, la UE y los EE.UU. impusieron diversas medidas para restringir la venta de paneles y otros productos fotovoltaicos chinos. En 2018 se levantaron estas medidas en Europa, en gran parte porque muchos instaladores reclamaban el acceso a los productos chinos y muchos vieron en las restricciones un freno a la expansión de las energías limpias. En los EE.UU. siguen en la actualidad gravando las importaciones de módulos y células solares de China. Mientras tanto, el mercado interno de China evolucionó rápidamente. La caída del costo nivelado de energía (LCOE) impulsada por la energía fotovoltaica a gran escala, la producción masiva y las mejoras tecnológicas, al igual que las medidas políticas emprendidas hacia una economía más limpia, aceleraron la expansión. En pocos años China se ha convertido en una nación líder en energía solar. Según la primera edición del informe “China Provincial Renewables Competitiveness Report” de la consultora Wood Mackenzie, el LCOE promedio para la energía solar y eólica en China ya es más barato que la energía generada con gas. En 2026 estiman que será capaz de competir con el carbón. Cambios en los subsidios para grandes plantes solares en China Si 2017 culminó con cifras máximas para el sector fotovoltaico chino, instalando unos 53 GW de nueva potencia, los cambios en la política energética en 2018 frenaron en seco el crecimiento. La llamada ‘política 531‘ anunció la eliminación de subsidios para grandes proyectos solares entre otras medidas. Esta noticia no agitó solamente a la industria solar china, sino que provocó una contracción de las inversiones en proyectos en todo el mundo. Como consecuencia durante los nueve primeros meses de 2019 se realizaron únicamente 16 GW de nuevas instalaciones fotovoltaicas en todo el país (7,73GW de plantas fotovoltaicas industriales y 8,26GW de instalaciones fotovoltaicas distribuidas). Una cifra impresionante para otros países, pero preocupante para la industria solar china que teme la superproducción y está afrontando retrasos en la paga de subsidios de plantas ya instaladas. A pesar de las cifras a la baja, muchos analistas piensan que se trata de un contratiempo pasajero. En este sentido, el APAC Solar PV Outlook 2019 de Wood Mackenzie pronostica que China seguirá siendo el mayor mercado fotovoltaico añadiendo unos 193 GW entre 2019-2024, contando con proyectos grandes y de generación distribuida prácticamente al mismo nivel. Esto serían casi unos 40 GW por año, recuperando así cifras de antaño. También el informe “Perspectivas de desarrollo fotovoltaico de China en 2050“, presentado por uno de los gigantes tecnológicos chinos de energía solar LONGi durante la cumbre del clima en Madrid muestra un optimismo con respecto al desarrollo de la energía solar en China. La firma está convencida que a partir de este año se acelerará de nuevo la fotovoltaica en China para alcanzar los 3000 GW en 2035. Para el año 2050 predicen que la energía fotovoltaica será la mayor fuente de energía de China con 5000 GW instaladas. Por otra parte existen informes y opiniones menos optimistas como el publicado por Asia Europe Clean Energy (Solar) Advisory (AECEA) que cree que el mercado solar chino agregará solamente entre 23 y 31 GW en 2020. Sin duda el sector solar chino está en una fase de incertidumbre pendiente de la publicación del “14º Plan Quinquenal“, que definirá cómo se reorganizará el mercado solar. A principios de enero la Administración Nacional de Energía convocó una reunión para marcar metas preliminares como ‘lograr un desarrollo de alta calidad de la industria de la energía eléctrica y garantizar el desarrollo sostenible’. 36 energética XXI · 193 · ENE/FEB20


Energetica193
To see the actual publication please follow the link above