Page 70

Energetica magazines

BALANCE 2018 PERSPECTIVAS 2019 Un pasado, un presente y un futuro optimistas para la eólica Iniciamos el año 2019 con una visión optimista y con la mirada puesta en el desarrollo de los megavatios eólicos de las tres subastas celebradas en 2016 y 2017. Nuestro reto más inmediato es poner en marcha los 4.600 nuevos megavatios eólicos más el cupo canario antes de marzo de 2020. Han pasado casi 35 años desde que se fabricó e instaló el primer aerogenerador en España y casi 25 años de la puesta en marcha del primer parque eólico comercial. Con ello se iniciaba la historia de éxito de la industria eólica en nuestro país. El avance tecnológico y la consolidación de la industria eólica española demuestra que la historia de la eólica en España ha sido y es evolución, innovación, esfuerzo y optimismo. Pero lo más importante es que el futuro más inmediato del sector se presenta prometedor e imparable. Iniciamos el año 2019 con una visión optimista y con la mirada puesta en el desarrollo de los megavatios eólicos de las tres subastas celebradas en 2016 y 2017. Nuestro reto más inmediato es poner en marcha los 4.600 nuevos megavatios eólicos más el cupo canario antes de marzo de 2020. Esto conlleva a que todos trabajemos conjuntamente -promotores, fabricantes, financieros, logísticos, administraciones, etc.- para que los proyectos se pongan en marcha en el plazo indicado, y establezcamos las líneas de planificación que requiere nuestro sistema energético para adecuar las próximas incorporaciones de potencia eólica y alcanzar los objetivos a 2030 y 2050. La anunciada Ley de Cambio Climático y Transición Energética, junto con el Plan Integrado de Energía y Clima, marcarán un nuevo marco general de avance y nivel de ambición de país, dando visibilidad a largo plazo e identificando una hoja de ruta para el cumplimiento de objetivos ambientales. El borrador del Anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética recoge ya para 2030 el objetivo de un 70% de electricidad renovable y un 35% de renovables en energía final. Para cumplir con dicho objetivo, la media de crecimiento anual prevista para la eólica es de 1.700 MW hasta 2020, pudiéndose alcanzar en la próxima década medias anuales de 2.000 MW hasta 2030, para acercarnos a 2050 con un mix energético formado sólo por energías renovables. La eólica española cuenta en la actualidad con 23 GW instalados y para duplicar esa potencia entre 2019 y 2030, necesitamos avanzar en cinco aspectos clave: estabilidad regulatoria, visibilidad a largo plazo, formulación de un sistema adecuado que garantice la rentabilidad regulada de las inversiones realizadas (rentabilidad razonable), un sistema de subastas con un diseño sencillo y eficaz, y con un calendario establecido, y una regulación para la repotenciación y la extensión de vida de los parques eólicos. Si disponemos de dichas herramientas, los beneficios económicos, sociales, medioambientales e industriales que puede aportar el sector eólico se duplicarán también. En la actualidad, la industria eólica está consolidada y las cifras hablan por sí solas: 195 centros industriales repartidos en 16 de las 17 comunidades autónomas, cerca de 1.100 parques eólicos en todo el territorio nacional, 20 centros de investigación y 22.578 personas empleadas en el sector en 2017. Cifras que aportan grandes beneficios socioeconómicos para España, tal y como demuestran los datos del último Estudio Macroeconómico del Impacto del Sector Eólico en España: contribución total de la eólica al PIB en 2017 con 3.394 millones de euros (este valor supone un 0,31% del PIB total nacional), además de las exportaciones del sector por 2.391 millones de euros, con una mejora de la balanza de pagos, una reducción en la dependencia energética y en las emisiones de gases de efecto invernadero (en 25 millones de toneladas de CO2), así como el ahorro en los gastos en importaciones de combustibles fósiles (9,2 millones de tep). Y no olvidemos el importante efecto reductor de la eólica sobre los precios del mercado mayorista en España, habiendo obtenido más de 21.000 millones de euros de ahorro entre 2012 y 2017. A pocos días de finalizar 2018, podemos decir que la eólica ha sido la segunda tecnología del sistema en el año por detrás de la nuclear, con una cobertura de la demanda eléctrica peninsular de aproximadamente el 20%. Y en cuanto al ranking mundial de la potencia eólica instalada por países, ocupamos el quinto puesto tras China, Estados Unidos, Alemania e India. En Europa, somos segundos por potencia instalada y el cuarto exportador de aerogeneradores a nivel mundial, además de ser el sexto país en solicitud de patentes eólicas. Todos estos datos demuestran el buen trabajo que desempeña la eólica como tecnología líder en el sistema energético español. Para afianzarlo, continuaremos trabajando en 2019 para cumplir con los objetivos de incremento de potencia, tener un papel protagonista en la necesaria Transición Energética, así como apostar por la JUAN VIRGILIO MÁRQUEZ DIRECTOR GENERAL DE AEE 70 energética XXI · 182 · DIC18


Energetica magazines
To see the actual publication please follow the link above