Page 64

Energetica magazines

BALANCE 2018 PERSPECTIVAS 2019 Año clave para la transición energética La eficiencia energética es responsable de la reducción del 40% de los gases de efecto invernadero, por tanto, un compañero imprescindible en la lucha contra el cambio climático. El planeta está diagnosticado de ‘enfermo grave’, hay ya muchas evidencias científicas que así lo demuestran. La última, el informe del IPCC, Grupo Intergubernamental de Expertos por el Cambio Climático que asesora a la ONU sobre los temas de calentamiento global. El informe, encargado en 2015 tras la cumbre del clima de París, se ha presentado en la cumbre de Katowice (diciembre 2018), y no deja lugar a dudas: tenemos por delante un desafío muy grande, y el cambio que debemos acometer no tiene precedentes en la historia. Hay mucho por hacer y muy poco tiempo para hacerlo. Perseguimos el objetivo global de que la temperatura aumente menos de 1,5 grados a final de siglo (en la cumbre de París se fijo el 2%), tomando como base las temperaturas de los años preindustriales y, a día de hoy, ya ha aumentado 1 grado. El cambio por consiguiente debe ser drástico y la complejidad de ese cambio es extrema, ya que depende de muchos países en circunstancias muy distintas. Los países en vías de desarrollo deben crecer con sistemas más sostenibles y los países desarrollados cambiar el modelo energético con todo lo que ello conlleva. Pero debemos tener claro, para que sirva de acicate, que el coste de esa transición, de no actuar ahora, sería infinitamente mayor después. Las consecuencias del cambio climático las estamos viviendo ya. Y sin tener que ir a los polos para confirmar el deshielo de los casquetes. Olas de calor, sequías y comportamientos nunca vistos lo evidencian, además de un buen número de estudios realizados por científicos de todo el mundo, como el citado anteriormente. Las posturas negacionistas o que restan importancia a la gravedad del problema ya no tienen cabida. La eficiencia energética es responsable de la reducción del 40% de los gases de efecto invernadero, por tanto, un compañero imprescindible en la lucha contra el cambio climático. Es por ello por lo que en España, siguiendo la línea europea, y supongo que la lógica –aparte de las reivindicaciones del sector, y de A3e en particular– se ha creado un Ministerio que aúna ambas competencias, tan íntimamente relacionadas como son las de energía y clima, y que persigue prepararnos para la transición energética. Hablemos de euros o de reducción de emisiones, lo cierto es que la promoción de un consumo eficiente por parte de los gobiernos debe ser una prioridad. En la Unión Europea la eficiencia energética es una prioridad desde hace tiempo, y bajo el lema ‘Energy Efficiencicy First’ se ANTONIO LÓPEZ-NAVA GERENTE DE A3E (ASOCIACIÓN DE EMPRESAS DE EFICIENCIA ENERGÉTICA) 64 energética XXI · 182 · DIC18


Energetica magazines
To see the actual publication please follow the link above