Page 56

ENERGETICA MAGAZINE. Octubre 2018

CIUDADES INTELIGENTES Las Smart City, un proyecto global y de colaboración Las ciudades inteligentes son el resultado de la necesidad cada vez más imperiosa de orientar nuestra vida hacia la sostenibilidad. JAVIER AGUIRRE PRESIDENTE/CEO KAPSCH TRAFFICCOM PARA ESPAÑA Y PORTUGAL Edificios enormes, comercios con una variedad infinita de productos, multitud de servicios para los ciudadanos… Las ciudades son ese gran entorno en el que todo parece posible. La gente se muda a las grandes urbes movida por las expectativas que genera una vida con grandes posibilidades. Sin embargo, las ciudades también tienen su revés: la contaminación y una masificación que a priori se presenta difícil de gestionar; problemas organizativos y de gestión donde el concepto de Smart City toma gran relevancia como solución. Las ciudades inteligentes son el resultado de la necesidad cada vez más imperiosa de orientar nuestra vida hacia la sostenibilidad. ¿Son las Smart Cities ciudades del futuro? Las ciudades inteligentes son ya una realidad en muchos municipios, pero aún queda un largo camino por recorrer y muchas oportunidades en el horizonte. Las urbes se convierten, a medida que crecen, en organismos más y más complejos y sus habitantes demandan nuevos tipos de servicios que les ayuden, les faciliten la vida y sobre todo les permitan ahorrar tiempo. Hoy, el gran desafío de las ciudades en ese camino de convertirse en una Smart City reside en ser capaces de crear un plan integral basado en un modelo que incluya tanto al sector público como al privado, así como a los ciudadanos. En el último informe de las Naciones Unidas sobre asentamientos urbanos se piden cambios en la forma de abordar la planificación urbana, afirmando que «los sistemas de planificación en muchas partes del mundo no están a la altura para hacer frente a los grandes retos urbanos del siglo XXI». Las Administraciones públicas, tanto locales como nacionales e incluso supranacionales -como es el caso de la Comisión Europea-, tienen su parte de responsabilidad en ese proceso de convertir las ciudades en más habitables para los ciudadanos. Las Smart Cities hacen necesaria la creación de una mesa de coordinación territorial que permita impulsar la colaboración entre todos los niveles. Valga como ejemplo los beneficios que tendrían para el ciudadano que las autoridades de tráfico definieran planes conjuntos de actuación en caso de eventos relevantes, donde es primordial seguir unos protocolos que requieren disponer de herramientas 4.0 para compartir información y definir acciones conjuntas de manera telemática. El mercado de las ciudades inteligentes goza de un crecimiento rápido y sólido y constituye una de las áreas económicas con perspectivas más prometedoras. Según un informe de Markets & Markets, el crecimiento previsto es muy rápido, pasando de un volumen de negocio en 2014 valorado en 355.000 millones de euros, a más de 97 billones de euros en 2019, lo cual representa una tasa de crecimiento anual del 22,5%. Las nuevas inversiones en infraestructuras para una ciudad inteligente permitirán reducir las congestiones de tráfico, minimizar los recorridos y los tiempos de los trayectos de los conductores y proporcionar herramientas para informar a los usuarios en tiempo real de la situación del tráfico, así como impulsar el transporte público. En España son numerosos los ayuntamientos que han apostado por la tecnología para cambiar la configuración de las ciudades. La Coruña, Bilbao, San Sebastián, Vitoria, Valladolid, Castellón, Madrid, Huelva o Málaga son ciudades que han apostado por convertirse en una ciudad inteligente. Kaspch está ayudando a distintas urbes españolas a convertirse en Smart Cities con sus soluciones de movilidad integrada, que permiten una captura completa de datos para conocer con precisión la situación del tráfico real en las ciudades, incluyendo todos los modos de movilidad: peatones, bicicletas, motos y coches, gestionar eventos e incidencias de la movilidad y operar la movilidad urbana de personas y mercancías de una manera integral con una visión única de todos los elementos que intervienen en ella, siendo además una magnífica herramienta colaborativa entre las distintas entidades y favoreciendo la difusión de la información hacia ciudadanos y visitantes. Proyectos de ciudades inteligentes que precisan de la coordinación de administraciones locales, autonómicas y nacionales para que sean una realidad. Esta transformación de las urbes redundará en una mejor calidad de vida y contribuirá a crear entornos atractivos para la inversión, generando crecimiento económico y empleo. A medida que las Smart Cities vayan integrando más funciones necesitarán de más empresas que se involucren en el crecimiento de la conectividad �� 56 energética XXI · 180 · OCT18


ENERGETICA MAGAZINE. Octubre 2018
To see the actual publication please follow the link above