Page 43

ENERGETICA MAGAZINE. Octubre 2018

EFICIENCIA ENERGÉTICA Cómo aplicar la termografía al mantenimiento predictivo Hemos entrado en la era de la industria inteligente, que ya permite detectar y solucionar peligros de seguridad y fallos costosos incluso antes de producirse. Desde Grupo Álava recomendamos a nuestros clientes la termografía, una tecnología muy empleada en este tipo de funcionalidades. GRUPO LÁLAVA INGENIEROS a termografía se ha convertido en uno de los instrumentos de diagnóstico más valiosos para el mantenimiento preventivo. Al detectar anomalías que pueden ser invisibles a simple vista, la termografía permite tomar medidas correctivas antes de que se produzcan fallos costosos en un sistema. Las cámaras termográficas son fáciles de utilizar y generan imágenes de alta resolución. Numerosas industrias internacionales han descubierto la ventaja de incorporar cámaras térmicas a sus programas de mantenimiento preventivo. En inspecciones de mantenimiento predictivo son potentes herramientas no invasivas para la supervisión y el diagnóstico del estado de componentes o instalaciones eléctricas y mecánicas. Álava Ingenieros y su socio tecnológico FLIR Systems ofrecen una amplia gama de cámaras termográficas. Pueden encontrarse productos para inspecciones de grandes instalaciones industriales o para inspecciones en una residencia doméstica. Además, estas cámaras poseen unas especificaciones que facilitan su labor: • Son tan fáciles de usar como cámara digital. • Proporcionan una imagen completa de la situación. • Permiten llevar a cabo inspecciones mientras los sistemas están cargados. • Identifican y encuentran el problema. • Miden temperaturas. • Guardan información. • Indican qué se necesita corregir. • Permiten ahorrar valioso tiempo y dinero. Una termografía con datos de temperatura precisos proporciona al responsable de mantenimiento información importante acerca del estado del equipamiento inspeccionado. Estas inspecciones se pueden realizar mientras el proceso de producción se encuentra en pleno funcionamiento y, en muchos casos, el uso de este producto puede ayudar a optimizar el propio proceso. Sistemas eléctricos y mecánicos El calor es un factor importante en las instalaciones eléctricas, ya sea de baja, media o alta tensión. Cuando la corriente eléctrica pasa a través de un elemento resistivo genera calor y, a mayor resistencia, mayor aumento del calor. Con el tiempo, la resistencia de las conexiones eléctricas aumenta debido, por ejemplo, a la holgura y la corrosión. El correspondiente incremento de la temperatura puede hacer que los componentes fallen y provocar cortes de tensión inesperados, e incluso lesiones a los operarios. Además, la energía empleada en generar calor provoca pérdidas de energía innecesarias y el calor podría acumularse hasta el punto de fundir conexiones y provocar averías. Las inspecciones térmicas permiten localizar rápidamente puntos calientes, determinar la gravedad del problema y calcular el tiempo en el que se debe reparar el equipo. Ejemplos de fallos en instalaciones eléctricas que se pueden detectar con termografía: • Oxidación en interruptores de alta tensión. • Conexiones recalentadas por corrosión. • Fallos en Conexiones que generan alta resistencia. • Defectos de aislamiento. • Daños internos en fusibles. • Fallos internos en los disyuntores. • Malas conexiones y daños internos. • Averías en cuadros eléctricos, subestaciones y líneas eléctricas. Estos y otros problemas se pueden detectar en una fase temprana mediante una cámara termográfica, que ayuda a localizar el problema con precisión, determinar la gravedad del mismo y calcular el tiempo en el que se debe reparar el equipo. Una de las múltiples ventajas de la termografía es la capacidad para llevar a cabo inspecciones mientras los sistemas eléctricos están cargados. Al tratarse de un método de diagnóstico sin contacto, el termógrafo puede inspeccionar rápidamente un componente concreto de un equipo a una distancia de seguridad, abandonar la zona de riesgo, regresar a su oficina y analizar los datos sin exponerse a ningún peligro. Por ello, las inspecciones termográficas se han convertido en parte esencial de los programas de mantenimiento preventivo de utilidades. Álava Ingenieros, de la mano de su socio tecnológico FLIR Systems, proporciona las soluciones termográficas que mejor se ajusten a sus necesidades, desde cámaras termográficas para smartphones hasta las cámaras más sofisticadas del mercado de la serie T10K. Esta amplia gama de soluciones para mantenimiento se cumplimenta con la líneas de cámaras para aplicaciones de I+D, automatización de procesos industriales, edificación y energías renovables, localización de fugas de gases OGI y termografía mediante drones �� energética XXI · 180 · OCT18 43


ENERGETICA MAGAZINE. Octubre 2018
To see the actual publication please follow the link above