Pagina principal › Noticias › Otras

Garoña no retomará la actividad y cerrará de manera definitiva

El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ha denegado la renovación de la autorización de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña. Tras esta denegación, el cese definitivo de explotación, declarado por la Orden IET/1302/2013, de 5 de julio, pasa a considerarse definitivo a todos los efectos.

El Ministerio ha tomado esta decisión después de estudiar las 17 alegaciones presentadas por instituciones, asociaciones y empresas personadas en el proceso y ha tenido, además, en cuenta, la necesidad de disponer de la planificación que el Gobierno tiene previsto adoptar en materia de energía y clima. Garoña, una central con una potencia instalada de 466 MW, llevaba más de cuatro años sin funcionar

Tras la declaración del cese definitivo de la explotación, el MINETAD ha de conceder, previo informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), la autorización de desmantelamiento y, posteriormente, la declaración de clausura.


Desmantelamiento
En cuanto a la autorización de desmantelamiento, ha de solicitarla ENRESA, la empresa encargada de llevar a cabo estas actividades, que además deberá pedir la transferencia de titularidad de la central. Antes de la concesión de esta autorización y del traspaso de titularidad, se abre un periodo previo de predesmantelamiento en el que Nuclenor debe llevar a cabo una serie de labores requeridas. En primer lugar, debe descargar el combustible gastado almacenado en la piscina, para lo que es necesario construir un Almacén Temporal Individualizado (ATI) con capacidad suficiente para almacenar todo el combustible gastado.

En segundo lugar, Nuclenor debe haber acondicionado los residuos generados durante la explotación (los residuos radiactivos de baja y media actividad que se gestionan por ENRESA en El Cabril).

Respecto al plazo para efectuar las actividades de predesmantelamiento, el Reglamento sobre Instalaciones Nucleares y Radiactivas (RINR) no establece un tiempo determinado, pero las previsiones generales de ENRESA estiman que el desmantelamiento de iniciaría seis años después de la parada definitiva y duraría unos 10 años.


Declaración de clausura
Una vez finalizadas las actividades de desmantelamiento y después de verificar el cumplimiento de las previsiones del plan de restauración del emplazamiento y del resto de las condiciones técnicas establecidas, el MINETAD emitirá una declaración de clausura, previo informe del CSN. Tras esta declaración de clausura, ENRESA debe devolver el emplazamiento al propietario, en este caso Nuclenor, aunque hay que tener en cuenta que, en aquellos casos en los que sea necesario, el MINETAD podrá acordar el establecimiento de restricciones de uso sobre los terrenos en los que se asentaba la instalación.

Noticias sobre otras | Publicada por Javier Monforte | 01 de agosto de 2017 | 281

Próximos eventos

 

Últimas entrevistas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

 energetica21.com - Revista de generación de Energía y Eficiencia Energética  | Aviso legal
Advertisement