Pagina principal › Artículos y Entrevistas Online › Cogeneración

La cogeneración industrial para la transición energética

Javier Rodríguez, director general de ACOGEN

Una buena tecnología se define por su capacidad de lograr resultados satisfactorios para sus usuarios y para la sociedad, maximizando su aportación a la sostenibilidad económica, social y ambiental. La cogeneración es un claro exponente de ello y, tras 30 años de operación en España, ha evolucionado e incrementado la vigencia sostenible de sus aportaciones, realizando una adaptación tecnológica constante a las necesidades de sus industrias.

 

La cogeneración afronta su mayor reto histórico de renovación tecnológica: más de 300 plantas –2.589 MW, 50% del sector–, necesitan regulación urgente para acometer en la próxima década un plan de inversión encaminado a afrontar la transición energética con más actividad industrial. Para España, la cogeneración es un pilar energético e industrial que realiza el 20% del PIB industrial en 600 fábricas que producen, con la mayor eficiencia, el 11% de la electricidad nacional, suponiendo el 25% del consumo de gas del país, en sectores como la alimentación, química, refino, papel, cerámica y otros muchos, que mantienen más de 200.000 empleos directos y que son fundamentales para la actividad económica.

La cogeneración es clave para la transición energética y para mantener la actividad industrial nacional a 2030 y 2050. Cogeneración e industria, tecnológicamente unidas, son la mejor solución para garantizar las demandas energéticas de los procesos que requieren calor de alta temperatura y hacerlo con eficiencia y descarbonización, y con aportaciones para las que no hay alternativas tecnológicas que sean hoy viables técnica y económicamente.

Sus aportaciones industriales en eficiencia, acción climática y competitividad son innegables. En eficiencia energética logra importantes ahorros de energía primaria, sumando acción climática al ahorrar emisiones y utilizar combustibles renovables y de bajas emisiones, y aporta competitividad a las industrias intensivas en uso de calor. La cogeneración ahorra anualmente al país la importación de hasta 13 millones de barriles de petróleo y 8 millones de toneladas de CO2, reduciendo las pérdidas en redes y aportando seguridad de suministro, una realidad valorada y reconocida en las políticas energéticas e industriales que promueve la UE y que hasta ahora ha venido aplicando España.

También aporta al sistema energético seguridad de suministro, sostenibilidad y competitividad. Para la operación del sistema eléctrico es una tecnología única y apreciada, generación distribuida en los propios puntos de consumo, con garantía de potencia, disponible más del 95% de las horas anuales, firme y estable asociada a la producción industrial, que aporta flexibilidad en la operación y rapidez en la respuesta, además de resiliencia a las condiciones atmosféricas. Todo ello reconocido y valorado por el operador del sistema, REE, así como sus positivos efectos sobre la competencia, volumen, concentración y precio en los mercados de electricidad y gas.


La cogeneración: pilar de la transición energética en la industria
Las industrias que cogeneran se adelantaron 30 años a conceptos hoy tan en boga como empoderamiento de los consumidores, contratación a largo plazo, PPA´s… asumiendo el reto y la responsabilidad de producir su propia energía eléctrica y térmica con y para sus propias instalaciones y entornos industriales, de forma eficiente, ecológica y competitiva.

La cogeneración funciona en instalaciones e industrias de todo el mundo bajo las más diversas regulaciones, operadas por las propias industrias, utilities y socios en servicios energéticos de referencia, conjugando múltiples posibilidades de gestión y plazo en los mercados energéticos. Compite y opera con éxito en los mercados energéticos de la UE con regulaciones que reconocen y fomentan sus aportaciones y ventajas. Es una herramienta integral para la gestión energética en industrias que asumen el reto de extender sus labores, gestión experta y generación de valor a ámbitos y actividades energéticas asociadas a su actividad industrial.


Retos climáticos industriales a 2050. Acertar con cogeneración, gas y renovables
La cogeneración asume los retos de neutralidad climática de la UE a 2050 y refrenda su compromiso con la producción industrial calor-intensiva, en Europa y en España, como mejor garantía para lograr progresos en la reducción de emisiones y evitar traslados de producción a países con menores exigencias.

La descarbonización de la industria a 2050 es factible con cogeneración, que acompañará los previsibles avances del sector gasista –biogás, gas renovable, syngas, hidrógeno…–, y en captura de CO2, tecnologías hoy posibles para alcanzar cero emisiones.


Ni atajos, ni soluciones cortoplacistas
No hay atajos para descarbonizar la industria; no hay respuestas simples a la compleja magnitud de la transformación requerida. Deben afrontarse imprescindibles factores económicos, sociales y de viabilidad tecnológica que proporcionen el calor de media y alta temperatura que requieren los procesos industriales y se necesita tiempo para lograr el cambio. Los expertos energéticos e industriales de la UE y la IEA lo saben: el calor de la industria no se puede electrificar por razones técnicas y económicas, y lo más trabajoso en el reto a 2050 será descarbonizar la industria.

En esta carrera con etapas a 2030 y 2050, hay que dosificar los esfuerzos con mentalidad de corredor de fondo, algo consustancial a la industria. Los políticos o planificadores sin expertise energético e industrial que busquen soluciones cortoplacistas, se equivocan de pleno.

El borrador del PNIEC 2021-2030 ha pretendido atajar caminos para la industria con soluciones simplistas como la electrificación y el recurso a la biomasa sólida, que carecen de la requerida escala y viabilidad técnica y económica para nuestras actividades industriales. El gas desempeña el papel de la mejor energía de transición industrial y está llamado a ser potenciado al igual que en el resto de países desarrollados que lo contemplan en sus planificaciones más allá de 2040. La industria española consume casi tanta energía en forma de gas como toda la electricidad del país; el gas es el combustible por excelencia de la industria y referencia para su competitividad internacional, y su utilización más eficiente y climática se realiza en la cogeneración.

El PNIEC señala que la potencia instalada de cogeneración está en 5.700 MW, de los que un 85% emplean gas natural y el resto otros combustibles convencionales o renovables, pero el borrador se equivoca con la industria calor-intensiva que emplea cogeneración al contemplar el cierre de una de cada tres instalaciones para 2030, infiriendo al país una pérdida de eficiencia y competitividad técnica, económica y ambientalmente injustificable. Mientras Alemania prevé crecer y alcanzar en 2030 el 21% de su mix de electricidad con cogeneración aquí pretendemos cerrar lo que tenemos para reducirlo hasta el 5%. Gravísimo error.

Este giro radical choca con lo acordado por la comisión de expertos hace un año y con el apoyo del propio Gobierno hace cinco meses, cuando amplió dos años la vida de industrias cogeneradoras al límite por la inacción legislativa pospuesta más de siete años. Los graves errores de cálculo y conceptuales del PNIEC con la cogeneración deben ser reparados por el bien del país y de su industria.


Más cogeneración, más ambicioso PNIEC
Proponemos al Gobierno un PNIEC con más cogeneración y más industria a 2030, mejorando el actual borrador con mayores ahorros de emisiones y energía desde nuestras industrias, para lograr mejores resultados y no cerrar instalaciones. Se trata de que cada industria con cogeneración que llega al final de su vida regulatoria -2.589 MW en unas 300 instalaciones- asuma el reto de invertir en tecnología, con un plan que realice adicionalmente la mitad del potencial evaluado oficialmente de nuevas cogeneraciones, 1.838 MW, para lograr un sector cogenerador con menos emisiones, más flexible y más integrado con la producción de renovables y de muy alta eficiencia.

Proponemos que el 98% de la cogeneración sea en 2030 de gas natural o renovable, con 20% menos de emisiones que la mejor técnica disponible y en situación privilegiada para aprovechar posibles desarrollos de biogás, gas renovable, H2, syngas y captura de CO2. Tanto la transición de la cogeneración existente como la nueva se realizará con integración de generación eléctrica renovable que conllevaría de 1.000-1.500 horas/año promedio de menor operación, mejorando un 10% el rendimiento eléctrico con la actual tecnología para lograr que en 2030 el ahorro de energía primaria supere el 16%, por encima del nivel de alta eficiencia de 10% exigido por la UE.

Con una sola medida, más cogeneración, y con una regulación acertada, a 2030 mejoran un 14% las emisiones de CO2 asociadas a la generación de toda la energía eléctrica en España y se multiplica por 4,4 (de 1.471 kteps a 6.518 kteps) el ahorro de energía asociado a la medida de transición de la cogeneración prevista en el borrador; resultados tangibles adicionales para el PNIEC con más cogeneración.


Un marco para generar confianza

La transición energética ha de ser realista y orientada a la industria, aliando desarrollo industrial y compromisos medioambientales. La cogeneración es una gran tecnología para hacerlo, probada, con gran factor de escala y escalable a tamaños y necesidades industriales y con capacidad para evolucionar con renovables y asumir sus propios retos climáticos y tecnológicos.

La parálisis regulatoria y la desaceleración de la industria en España requieren medidas urgentes. La emergencia climática durará décadas, pero la emergencia industrial se cierne ya sobre el país.

Los industriales necesitan confianza para abordar la transición energética y la posición de España es incierta para atraer las necesarias inversiones asociadas al mantenimiento de la actividad y de la competitividad industrial, ahora que el riesgo de desindustrialización es evidente. El próximo Gobierno debe acertar con una estrategia marco para la industria en la transición energética a 2030 y para hacerlo la mejor fórmula es diálogo y acuerdo.

Artículos sobre cogeneración | 04 de julio de 2019

Próximos eventos

 

Últimas entrevistas
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información
 energetica21.com - Revista de generación de Energía y Eficiencia Energética  

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional