Pagina principal › Artículos y Entrevistas Online › Almacenamiento energético

El Salar de Uyuni: una ventana al progreso

Andrés Muñoz, Director general de Infonenergética

El boom del vehículo eléctrico es ya una realidad. La Unión Europea ha demostrado, recientemente, que la apuesta por la transformación del parque automovilístico va muy en serio y, países como Francia, el Reino Unido o España entre otros, han anunciado que a partir de 2040 se prohibirá definitivamente la venta de coches con motores de gasolina y diésel. Alemania plantea hacerlo 10 años antes, aunque aún no hay una decisión en firme. EEUU dispone de 500.000 vehículos eléctricos y prevé alcanzar el millón para 2020. Con todos estos indicadores, el litio se posiciona como el nuevo petróleo dada su importancia como elemento fundamental para la fabricación de baterías destinadas a los vehículos eléctricos. Por ello, el mayor depósito de litio del mundo representa una oportunidad única para el progreso y el auge económico y social en las regiones que disponen de grandes cantidades de este metal blando, me refiero al Salar de Uyuni.


El Salar y su litio
El Salar de Uyuni, una planicie blanca de más de 10.000 kilómetros cuadrados en el suroeste de Bolivia es una superficie cubierta de sal, generada por la evaporación de las aguas de mar que quedaron encerradas en un lago al formarse la cordillera de los Andes. Casi dos tercios de las reservas mundiales de litio identificadas se encuentran en Bolivia, Chile y Argentina. La fabricación de baterías ha establecido un importante déficit entre la producción anual actual, de 40.000 toneladas, frente a la demanda existente en estos momentos, de 180.000 toneladas. Uno de los mayores problemas para afrontar dicha demanda radica en los altos costes de extracción.

Fuente: elmercurio.com

Sin embargo, en función de las características del depósito, estos costes pueden variar mucho, siendo los más rentables aquellos donde los concentrados de salmuera existentes se encuentran en climas áridos, dado que al exponerla a la luz experimenta una rápida evaporación. La región donde se da esa característica especial es el área formada por el desierto de Atacama y el altiplano boliviano.
Según cifras del Estudio Geológico de EEUU, Bolivia cuenta con unas reservas identificadas de 9 millones de toneladas (22,7% del total mundial), Chile de 7,5 millones (18,9%) y Argentina de 6,5 millones (16,4%), lo que supone que los tres países cuentan con el 58% de las reservas mundiales. Tras ellos están Estados Unidos, con 5,6 millones (13,9%), y China, con 5,4 millones (13,6%).


¿Por qué el litio?
A pesar de la estandarización en el mercado de las baterías clásicas de plomoácido, el litio ha emergido como una variante con un gran futuro debido a que ofrece las características siguientes en las nuevas baterías:

1. Densidad de energía por unidad de peso (Wh/Kg): las baterías de litio pueden almacenar hasta 3 veces más energía que las de plomo-ácido debido a la diferencia de peso atómico; 6,9 del litio frente a 209 del plomo.

2. Mayor rapidez en carga y descarga: dado que el litio es el elemento más electronegativo, dispone de una gran capacidad de oxidación. Por ello, mientras una batería de plomo-ácido puede necesitar entre 8 y 12 horas, las de litio se pueden cargar en 4 horas.

3. No tienen carga óptima: a diferencia de las baterías de plomo-ácido que sólo soportan descargas de hasta el 50%, las de litio pueden descargarse
casi al completo sin apenas sufrir daños (en contraposición a las baterías de plomo-ácido que sólo soportan descargas de hasta el 50%).

Fuente: autobild


Ventana al progreso
La alianza entre Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) y la firma alemana ACI Systems GmbH tiene como objetivo construir plantas de hidróxido de litio, hidróxido de magnesio, planta de cátodos y de baterías de litio en 3 años. Esto conlleva una gran oportunidad para el crecimiento y desarrollo industrial de Bolivia, a parte de una fuente económica enorme.

No obstante, es de suma importancia considerar el impacto negativo que ha tenido, históricamente en Latinoamérica, la implantación de una filosofía/política económica de extracción de un mineral potencialmente atractivo para aumentar el PIB de la región. Por ello, Bolivia, Chile y Argentina (países con grandes cantidades de este mineral), deben aprovechar la oportunidad y desarrollar iniciativas propias para el negocio de transformación y generación de baterías, con el claro objetivo de respetar su sociedad e impulsar su economía. En el caso de Chile, la explotación de litio está mucho más avanzada gracias al desarrollo de la industria propia para operar en los yacimientos del desierto de Atacama. El Estado controla las concesiones y la compañía líder nacional es la Sociedad Química y Minera de Chile (SQM), una compañía privada. Argentina, por su parte, está comenzando a impulsar el negocio del litio mediante la liberalización del sector y la atracción del capital extranjero.

Debido a ello y al debate sobre el impacto ecológico que la explotación del litio pueda causar en lugares tan singulares por sus características naturales como Atacama o Uyuni, el temor a ver desaparecer los beneficios económicos en manos de intereses exteriores no puede paralizar la iniciativa que deben tener las organizaciones Gubernamentales por ser quien controle y opere la extracción del mineral, evitando así no disponer de un enorme motor económico y social que seguro va a representar, a corto plazo gracias a la explosión del vehículo eléctrico, una gran ventana al progreso.

Artículos sobre almacenamiento energético | 11 de enero de 2019

Próximos eventos

 

Últimas entrevistas
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información
 energetica21.com - Revista de generación de Energía y Eficiencia Energética  

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional