Pagina principal › Artículos y Entrevistas Online › Energía

Blockchain posibilita la generación y distribución de energía distribuida

Jaume Manero, Sector Energía, IBM España


En Nueva York, hace casi un año, se realizó la primera transacción de un interesante piloto, mediante el cual una persona con paneles fotovoltaicos en el tejado vendió su producción a un particular y gestionó dicha venta a través de un sistema de Blockchain totalmente descentralizado. Modelos parecidos aparecen en Europa en países como Holanda o Alemania. Mientras, en los foros tecnológicos y de negocios oímos y leemos que Blockchain es una tecnología que ha llegado para revolucionar el modo como se construirán los sistemas TI permitiendo disminuir costes y desarrollar nuevos modelos de negocio. ¿Qué está ocurriendo con Blockchain en la industria de la generación, distribución y comercialización de la energía?

Hasta hace poco, el términio Blockchain nos remitía inmediatamente a la moneda virtual, Bitcoin aplicación práctica que definió los pilares conceptuales del Blockchain, pero que, al mismo tiempo, contaminó nuestra visión acerca de esta tecnología. Blockchain consiste en una forma de construir sistemas de información de forma distribuida, es decir, mediante la aportación de distintos actores, y sin definir una autoridad central que asegure la consistencia del sistema. La consistencia viene asegurada por el consenso que se establece entre todos los participantes en el sistema, o nodos. Una transacción, por tanto se realiza desde cualquier lugar, y se asegura su contenido y existencia mediante algoritmos criptográficos, que sostienen la veracidad de cualquier transacción también denominada Smart Contract.

Pero, con un sistema centralizado se podría generar la misma funcionalidad que con Blockchain o al menos muy parecida. Entonces, ¿por qué utilizar esta nueva tecnología?, porque ofrece unas capacidades de seguridad y autenticidad de la transacción que el sistema central no puede ofrecer y todo ello a un coste muy inferior al que estamos acostumbrados.

Si analizamos con esta visión el sector energético nos damos cuenta de los interesantes modelos de negocio que pueden surgir: generación de energía distribuida, tanto individual como en pequeños colectivos, con consumidores que puedan adquirir dicha generación sin intermediarios; vehículos eléctricos que podrán realizar microcompras de energía en distintos puntos de suministro; redes pequeña e independientes que intentarán vivir desconectadas de la gran red salvo por tenues enlaces y que pueden tener demanda o excesos de producción en momentos puntuales, entre otros.

Y, ¿por qué no utilizar Blockchain para gestionar un problema acuciante en el sector como es la pobreza energética? Se podría disponer de una red Blockchain en la que los ayuntamientos pudieran consultar y verificar la situación de pobreza energética de aquellos ciudadanos que requieren asistencia, cruzarla con la información de las compañías eléctricas y mejorar la asistencia de personas en riesgo de exclusión. La relación coste-beneficio de este caso de uso no tiene comparación con un modelo tradicional.

Blockchain nos ofrece un abanico de aplicaciones que ahora no podemos casi ni imaginar, pero en un modelo energético distribuido, con consumidores móviles, las capacidades de Blockchain son casi infinitas, y permitirán transformar los modelos de relación entre generadores, distribuidores, comercializadores y clientes.

Artículos sobre energía | 15 de febrero de 2017

Próximos eventos

 

Últimas entrevistas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

 energetica21.com - Revista de generación de Energía y Eficiencia Energética  | Aviso legal
Advertisement