Pagina principal › Artículos y Entrevistas Online › Biomasa

Biollano, la transformación de una planta de carbón en energía renovable

Pilar Catalina, redactora de Energética XXI

En la construcción de esta planta de biomasa de Ence se han invertido 100 millones de euros con las mejores técnicas disponibles para garantizar la eficiencia energética. Con la capacidad de producir 325.000 MWh tiene una potencia de 50 MW que abastece de energía limpia a 60.000 hogares al año.


 

En el año 2016 cerró de manera definitiva la planta de carbón ‘Elcogás’ en Puertollano. Cuatro años después, en enero de 2020, Ence ha convertido la generación de energía mediante carbón en energía renovable con la nueva planta de biomasa ‘Biollano’. En la construcción de esta planta de biomasa Ence ha invertido 100 millones de euros con las mejores técnicas disponibles para garantizar la eficiencia energética y con la capacidad de producir 325.000 MWh con una potencia de 50 MW, que abastece de energía limpia a 60.000 hogares al año.

Biollano supone un ejemplo de transición justa, un cambio de la antigua economía a la nueva economía, la transformación de una industria que consumía carbón, a una planta que produce electricidad a partir de la biomasa renovable. La planta es una de las centrales de biomasa de nueva generación que se están instalando en España fruto de las subastas de 2016.

Esta nueva instalación de la provincia de Ciudad Real se nutre de un mix de biomasa local, con deshechos producidos en la región, sobre todo de sarmiento y orujillo. Diez toneladas de mezcla de biomasa abastecen la planta durante un mes.

La economía de la provincia de Ciudad Real se basa en el sector primario, agricultura y ganadería, además de tener una gran cantidad de suelo industrial que, a lo largo de los últimos años, ha venido creciendo de manera progresiva. Es por esto por lo que Ence decidió invertir en la construcción de esta planta renovable.


La sostenibilidad, esencial para Ence
Toda esta biomasa cumplirá con el Decálogo de Ence para la Sostenibilidad de la Biomasa como Combustible, una iniciativa pionera en la empresa española puesta en marcha para garantizar su compromiso con la sostenibilidad en la utilización de la biomasa y el cuidado del medio ambiente en el aprovechamiento de esta fuente renovable de energía.

Así, han conseguido que Biollano respete el entorno natural en el que se halla, que sea compatible con las prácticas agrícolas sostenibles, respetando el uso de la biomasa después de que haya servido para generar alimento. Además, han utilizado el sobrante del sarmiento, el orujillo y las viñas y ha conseguido optimizar los recursos para conseguir un mayor ahorro energético.

“Nosotros entendemos que la quema de pellet de importación no es sostenible a nivel medioambiental, o que la quema de madera que pudiera servir para hacer muebles, no es sostenible”, comentó el presidente de Ence, Jordi Aguiló, durante la presentación a los medios de la planta.

A raíz de la apertura de esta nueva instalación, Puertollano ha vivido una transformación basada en el fomento del empleo local, y, además, ha conseguido implementar un mix energético descarbonizado.

La planta parte de la biomasa agrícola, que se trata, se tritura y se almacena en pilas cuadradas de diferentes tipos. En el momento en el que se necesita para combustible, la biomasa se transporta hasta las calderas, en las que se combustiona el producto. Con esas calderas se produce vapor y, a altas presiones, con turbinas se genera energía renovable en forma de electricidad. Además, gracias al uso que se da a los rastrojos tras la recolección, se evita la quema descontrolada e incendios en el campo.

Las plantas de biomasa permiten la revalorización de los residuos que genera el sector primario, lo que fomenta de la economía circular de la zona, usando, por ejemplo, el orujillo. Por otra parte, las cenizas que ya han sido usadas para generar biomasa, se reutilizan para hacer fertilizantes para el campo.

Además, esta energía es la única fuente renovable que, aparte de generar energía eléctrica, produce energía térmica, lo que fomenta el uso de las renovables en el ámbito local y la descarbonización industrial.


Transformación medioambiental
Actualmente, Biollano da empleo a 50 personas de manera directa e indirecta, además de los trabajadores del campo, los que generan la biomasa necesaria para abastecer esta nueva industria eléctrica. Según palabras del propio Aguiló, “esas 19.000 toneladas de biomasa, alguien las tiene que cortarlas, alguien las tiene que transportar, ha habido que mecanizar para poder aprovechar esta biomasa, con lo cual se han desarrollado talleres que han fabricado estas maquinarias. Este colectivo genera actividad en el entorno…”. Por lo que esta tecnología genera empleo no solamente a nivel de la propia industria, sino también en el sector terciario, restaurantes, hoteles, supermercados, que se mueven gracias a todas las personas empleadas en la planta.

La diferencia de la biomasa con otras tecnologías es que es gestionable. Esto quiere decir que esta planta de biomasa opera 24 horas al día, 365 días al año. Simplemente se para en torno a 10 días al año por cuestiones de mantenimiento, o por requerimiento de Red Eléctrica.


¿Cuánto cuesta tener operativas estas plantas?
La balanza se inclina hacia los beneficios. A España le cuesta aproximadamente 360 millones de euros operar estas plantas, pero el retorno total es de 1.700 millones de euros aproximadamente. El empleo es un aspecto fundamental de nuevo, ya que generan trabajos, por lo que hay menos desempleados en la zona, evita emisiones de CO2, se ahorra en la prevención de incendios y se genera una gran actividad en torno a esta industria, lo que hace que la economía se mueva de manera constante.


Termollano, un paso más para la sostenibilidad

A finales de 2018, Ence adquirió a Iberdrola el 90% de la planta termosolar de Puertollano, Termollano, como primer paso en su estrategia de diversificación hacia otras potencias renovables. La planta, que puede alcanzar una producción anual de 68 GWh, es la única de la compañía que emplea esta tecnología para producir energía.

Dada la cercanía de la planta termosolar a la de Biollano, actualmente Ence está estudiando el potencial de hibridación entre ambas instalaciones. De contar con el apoyo regulatorio necesario para que sea viable, este proyecto podría convertir un activo renovable no gestionable, que sólo genera energía durante las horas con sol, en gestionable gracias a la capacidad de la biomasa de producir energía de manera programable, firme y estable, y en momentos de alta demanda.

Otro de los proyectos que la empresa tiene planificado de cara a los objetivos 2030 es la realización de una planta de biomasa gemela a Biollano, con una potencia de 50 MW, que elevará la potencia total entre las dos a 100 MW.

Actualmente, el nuevo Plan Nacional de Energía y Clima establece un incremento de biomasa de 800 MW de aquí a 2030, que se dividiría en 200 MW hasta 2025 y 600 MW más en el periodo 2025-2030, por lo que Ence está desarrollando de manera constante nuevos proyectos de plantas de generación con biomasa.

 

Artículos sobre biomasa | 26 de marzo de 2020

Próximos eventos

 

Últimas entrevistas
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información
 energetica21.com - Revista de generación de Energía y Eficiencia Energética  

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional